Labels

miércoles, 22 de enero de 2014

Banca, corrupción y política en RD

Por  
Los presidentes del Banco de Reservas (Banreservas) obedecen órdenes de la Presidencia, como los demás poderes del Estado, legislativo y judicial. Son simples piezas que también se mueven al antojo del presidencialismo que afecta al país
Leonel y MiguelSanto Domingo.- La revelación de un préstamo irregular por US$ 15 millones (RD$ 585 millones) otorgado al presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado, ha reabierto una herida que data del 13 de abril de 2003, pero cuya enfermedad y sintomatología se remontan al origen mismo de la banca dominicana.

La política, los políticos y la actividad política requieren recursos, la banca es un sector y como tal aspira a apoyo político, pero ¿Cuáles son los límites entre una actividad y otra, entre unos intereses y otros?
Miguel Vargas Maldonado se considera un político, y como no iba a  apoyar al candidato de su partido, su archirrival Hipólito Mejía, le puso precio a su cabeza, US$ 85 millones, y ésta fue comprada por el gobierno del PLD, a través del Banreservas,  el 13 de diciembre de 2013, cinco meses antes de las elecciones presidenciales de mayo de 2012.
General de Galerías Comerciales Mundo Mall, S.A., empresa cuyos accionistas son él, uno de sus hijos y su secretaria, no calificaba para obtener el préstamo, porque entre otros obstáculos el terreno en garantía, en las intersecciones de las avenidas Máximo Gómez y San Martín, no tenía las mensuras actualizadas, también, Vargas Maldonado no era cliente del banco y en los años 2009 y 2010 no había reportado ingresos.
A pesar de esto y del voto disidente de dos miembros del Consejo de Directores del Banco,Vicente Bengoa Albizu decidió otorgarle el préstamo a Vargas Maldonado, apodado El Caballo de Troya del PRD. Hoy, a dos años del desembolso no se ha levantado ninguna edificación en el terreno, como consigna el préstamo destinado a la construcción, y se desconoce si el político está honrando el compromiso.
Banreservas también violó la norma prudencial que disponen que los préstamos en dólares se conceden sólo a las empresas que generan divisas, que exportan bienes y/o servicios. Y por si esto fuera poco, también le otorgó la tasa de interés del mecado. “… algo insólito que sólo se ve en un banco conducido por un político”, dijeron los dirigentes del PRD que denunciaron la patraña.
Ese préstamo era el pago del apoyo de Miguel Vargas a la candidatura de Danilo Medina, que llevaba a Margarita Cedeño como compañera de boleta. La paga fue buena.
Rumores que tambalean el sistema financiero
Rosa Hernandez y MargaritaApenas un año antes, en diciembre de 2011, en el país corrió un rumor que nunca desmintió ni las autoridades de la Superintendencia de Bancos ni del Banco Popular: La asunción financiera de la precandidatura presidencial y luego vicepresidencial de Margarita Cedeño de Fernández, en ese entonces primera dama.
Rosa Hernández de Grullón, madrina de bodas del expresidente Leonel Fernández y Margarita Cedeño, sería el centro del virulento y peligroso rumor.  La dama de la alta sociedad se habría hecho responsable financiera de la campaña de Cedeño a costa de la cuenta personal de su esposo, el presidente del Banco Popular, Manuel Alejandro Grullón Viñas, y, por consiguiente, habría cargado el financiamiento de las aspiraciones de Margarita a los ahorrantes del banco, igual como hizo Ramoncito Báez Figueroa en el desaparecido Banínter y que le costó cinco años de cárcel a él y a otros funcionarios bancarios, algunos de éstos beneficiados por indultos del propio Fernández.  Ramoncito solo cumplió la mitad de la condena. Por ese fraude, estimado inicialmente en RD$ 55 mil millones, solo guarda prisión Luis Álvarez Renta.
El apoyo a la hoy vicepresidenta habría incluido la donación de un apartamento en París, Francia, que le habría costado a los ahorrantes del banco unos 550 mil euros. Hoy Rosa Hernández de Grullón es la embajadora dominicana en Francia. Si el rumor era cierto, la paga fue buena.
El develamiento de estas informaciones fue producto del hackeo al correo de la entonces primera dama. Hora Cero recuerda la persecución al hijo del empresario de medios y comunicador Guillermo Gómez, Jochy Gómez, quien fue acusado en diciembre de 2011 de hackear 44 cuentas de correos electrónicos.
Leonel y Arturo del TiempoY narcotráfico también
A finales de 2010, es decir, a mitad del último mandato de Leonel Fernández, en el país se desató un gran escándalo tras el apresamiento en España por narcotráfico del supuesto millonario español Arturo del Tiempo Marques. Si no hubiese sido por el trasiego de drogas de éste desde República a España quizá nunca se hubiese develado su estrecho vínculo con el poder político del momento.
A Del Tiempo Marques, quien logró una foto junto al presidente Fernández en el Palacio Nacional y nunca se ha ventilado qué funcionario se lo llevó hasta allá, el Banco de Reservas le otorgó un préstamo por RD$ 483 millones, también en condiciones irregulares, pues no calificaba. En ese entonces, el presidente de la entidad financiera era Daniel Toribio.
Otras dos instituciones financieras ya le habían negado el préstamo por insolvencia. Estaba destinado a la construcción de la Torre Atiemar, en La Esperilla, inmueble en el que luego resultó el padre del jefe policial de entonces, Pedro de Jesús Candelier, había adquirido un apartamento. La torre, está hoy en manos de la Fiscalía del Distrito Nacional, y, por tanto, del Estado. Aunque el inmueble está allí, ese es un dinero que invirtió el banco del Estado, y que más de un lustro después no ha recuperado.
En ese entonces, la Comisión Económica del  PRD señaló ese tipo de actuaciones como la causa de la descapitalización del banco. De septiembre de 2007 a septiembre de 2010, el capital neto del banco descendió del 9.39% del total de activos a 6.92%, por debajo de las normas bancarias de la época. En diciembre de 2009 su índice de morosidad había subido a 11.4% y la exposición de riesgo con el sector público aumentó 7.7 a diciembre del mismo año.
En la intimidad de un sector exclusivo, Atiemar, financiada en su totalidad por Banreservas, se erige como el máximo monumento a la corrupción a la espera de un descuido social para ser entregada a los “camaradas” del partido.
Para aquellos días, algunos analistas analistas económicos entendían que la situación de deterioro del Banco de Reservas era producto de los préstamos erogados por razones políticas y a financiamientos de construcciones millonarias que tras las investigaciones y/o el apresamiento de sus promotores quedaban en el limbo, como era el caso de Atiemar.
Hipolito y RamoncitoTodo confluye en el Banínter
El caso Banínter es un punto de inflexión en la historia de la banca dominicana; hay que hablar antes del caso Banínter y después del caso Banínter.  Aunque la doble contabilidad bancaria databa de la década de los 90’s, al ser Banínter la segunda entidad bancaria a inicios de la década pasada, sus actos de corrupción no pasaron desapercibidos.
Durante 14 años Banínter operó un banco paralelo para blanquear sus operaciones dolosas, destapándose el 13 de mayo de 2003, durante la administración de Hipólito Mejía, el mayor fraude financiero de la historia bancaria dominicana, estimado en inicialmente en 55 mil millones de pesos, tres tercios del presupuesto nacional de ese año, que era de 73 mil millones de pesos.
El dinero sustraído a los ahorrantes del banco era usado para financiar la lujosa vida de los ejecutivos del banco: mansiones, yates, viajes; también las aspiraciones de los políticos y las actividades del presidente de entonces, y, claro, a los amigos también, como fue el caso del abogado Marino Vinicio Castillo (Vincho), quienes eran beneficiados con préstamos blandos , muchos de éstos no honrados pese a las facilidades.
La Pepecard
Era una tarjeta de crédito internacional a nombre del expresidente Hipólito Mejía y que la manejaba su asistente militar, Pepe Goico. Los exorbitantes consumos de este personaje  a costa de los dineros de los ahorrantes y, por consiguiente, del erario nacional, pues los consumos –al final de cuentas- eran pagados por el Gobierno, llevaron al banco a suspender la tarjeta. Algunos dicen que allí comenzaron las malquerencias entre Mejía y  Báez Figueroa, que antes fueron grandes amigos.  Otros atribuyen la división a unas supuestas aspiraciones presidenciales de cara a 2004 del exbanquero.
Ahora bien, qué pesa más, ¿Las aspiraciones de un banquero sin historia política y una desavenencia por una tarjeta de crédito o un desfalco bancario casi parejo al presupuesto de ese año? Definitivamente que el fraude, el interés del sistema financiero y el interés nacional.
Al final de cuentas, el fraude de Banínter, Bancrédito y El Progreso –éstos también incurrieron en las mismas prácticas y fueron absorbidos por el sistema- lo absorbió el Banco Central de la República Dominicana, al emitir de forma inicial 43 mil millones de pesos en certificados financieros pagados a intereses exorbitantes. Antes, Hipólito Mejía devolvió los ahorros a los grandes clientes del Banínter de su entorno afectivo.
Esta decisión se tradujo en el endurecimiento de las normas bancarias (aunque como podemos ver se cumplen dependiendo de quién toque el violín), así como altas tasas de interés, desincentivo a la inversión, devaluación del peso dominicano e inflación, que golpearon mayormente a las poblaciones de medianos y escasos recursos.
En conclusión: “el hoyo del Banínter” lo pagaron los de abajo, asumiendo –sin desearlo ni pedirlo-  varias reformas tributarias, cuyas secuelas aún se sienten diez años después.

0 comentarios: