Labels

jueves, 23 de enero de 2014

La televisión y la salud



Por ARCENIO ESTEVEZ MEDINA
 La televisión es un medio de comunicación de masa, audiovisual, que forma parte de la vida diaria de los seres humanos, es un instrumento de diversión, información y orientación; pero también constituye un elemento de riesgo para la obesidad, artritis, diabetes y enfermedades cardiovasculares porque incentiva el sedentarismo. 

 Ha sido calificada como causa importante de la obesidad infantil y todas sus consecuencias.  Si bien es cierto que contribuye con la educación, no menos cierto es que se presta para la inducción al consumo de muchos productos y hábitos que no son beneficiosos para la salud.
  En cuanto al contenido de los programas de la televisión también puede ser muy perjudicial, debido a los mensajes dañinos que llegan al telerreceptor, donde hay una información subliminal que busca aumentar el número de clientes para una empresa o un producto determinado.  La publicidad del tabaco, el café y el alcohol, así como de bebidas gaseosas con alto contenido de cafeína manipulan el gusto del televidente y termina utilizando de manera inevitable el artículo anunciado.  También se utilizan símbolos y logos que se asocian a la liberación de neurotransmisores e inducen a los televidentes a comprar.
  A veces hay programas educativos muy buenos, incluso de contenido infantil, pero la publicidad que los patrocina conlleva al consumo de comidas que hacen mucho daño a la salud, además del sedentarismo a que estimula ver televisión por más de dos horas al día; pero también contribuye a que los niños y adultos se conviertan en compradores compulsivos y esto es peor cuando los productos son carbohidratos refinados, grasas trans y comida chatarra de cualquier tipo.
  Por otro lado se atribuyen cualidades a productos que no las tienen, incluso se utiliza este medio de comunicación para manipular el gusto del consumidor con la utilización en los comerciales de personajes conocidos y para crear falsas expectativas cuando se trata de un candidato a un cargo público para ganarse el favor de los electores.   
  La pantalla chica, como se le ha llamado a la televisión, también es utilizada para atribuir propiedades que no tienen a productos para inducir la decisión de compra del cliente.  En otros casos “arregladores de suerte”, políticos, religiosos y adivinos de números de la lotería utilizan este medio de comunicación para crear falsas esperanzas en los televidentes y esto, en la mayoría de los casos, lo que hace es empeorar la situación de estas personas.
 Como juegan con las probabilidades matemáticas en algunos seres humanos tienen aciertos, éstos se hacen eco y aumentan la supuesta credibilidad de los embaucadores sujetos. 

0 comentarios: