Labels

lunes, 27 de enero de 2014

La TV y la salud de los niños



Por ARCENIO ESTEVEZ MEDINA
Según una publicación de los Institutos nacionales de la Salud de los Estados Unidos de Norteamérica, a través de la revista Health Day, del día 16 de julio del año 2013, los niños imitan a los padres en el hábito de ver televisión.  El estudio plantea que niveles altos de uso de la televisión se asocia a un mayor riesgo de tener obesidad.

  El efecto de la obesidad producida por estar sentados viendo televisión por mucho tiempo es tan claro que si a los niños con este problema se les reduce a la mitad el tiempo que duran frente al televisor se logran muy buenos resultados en el tratamiento de esta enfermedad.  Sin embargo, los padres ni el médico toman esta realidad en cuenta a la hora de dar tratamiento para este mal.  Lo que pasa es que este electrodoméstico sustituye a los padres, a la niñera y de manera simultánea aleja de la actividad física.  Esto se manifiesta en aumento de la incidencia de obesidad porque incrementa el sedentarismo.  
  Si los padres ven durante muchas horas la televisión los hijos harán lo mismo.  Es decir, que se imita este hábito y las consecuencias para la salud van a ser iguales: los contenidos de los programas y el efecto de estar tanto tiempo frente a este aparato, quita el sueño, produce obesidad, irritabilidad, aumenta el riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular.
  Esta situación ha sido tomada tan en serio que la Academia Americana de Pediatría desde 1999 aconseja que los niños menores de dos años no vean televisión y a partir de esa edad vean dos horas al día, pues ver televisión demasiado tiempo puede afectar de manera negativa el desarrollo cerebral temprano.  Por otro lado, a diferencia de lo planteado por este organismo profesional estadounidense, el biólogo británico Aric Sigman, gran estudioso del tema, recomienda prohibir que vean televisión los menores de tres años y reducir a una hora diario a los que hayan pasado de esa edad. 
EL AUTOR es médico. Reside en Santo Domingo.

0 comentarios: