Labels

miércoles, 5 de febrero de 2014

¿Cómo educas a tu hijo?




La coach de padres aconseja dejarlos ser quiénes son a sus ritmos y crear un vínculo más saludable con ellos
  Por El Mercurio, Chile / GDA
 “Un padre necesita ser un líder. Pero si a una hija no le gusta el ballet, está bien. ¿Por qué forzarla a hacer una cosa solo porque a ti te gusta?”, preguntaba a principios de enero Nancy Rose en el programa “Today” de la NBC.

La coach de padres y autora del libro “Raise the Child You've Got, Not the One You Want” (cría al hijo que tienes, no al que quieres), publicado hace algunos meses, asume que es normal, e incluso está bien, tener fantasías de cómo le gustaría a los padres que fuera su descendencia –incluyendo logros y formas de enfrentar la vida-. Sin embargo, debe existir un límite entre la guía que se le puede dar a los menores, para que ésta no les corte sus alas. La idea, según la autora, es dejarlos ser quiénes son a sus ritmos, y de paso, crear un vínculo más saludable entre papás e hijos.
“Como padres, suprimir lo que los hijos quieren hacer a los 16 años, solo porque nosotros creemos que no están capacitados para hacerlo, es un desastre, porque lo que le digamos a ellos es lo que los guiará en sus vidas”, señaló Rose al The Huffington Post.
La mujer, madre de un joven, comentó que lo ideal es que los papás acojan y potencien los talentos e instintos de los hijos, incluso si estos van en direcciones contrarias a las que se esperaban.
Para evitar la frustración que puede provocar esto, el primer paso es “dar un paso atrás y admitir que hay cosas en nuestro hijo que (quizás) no estamos viendo (…) Pregúntense, ¿qué tan bien conozco a mi hijo?”.
Sin embargo, Rose aclaró que no se trata de vendarse los ojos y olvidarse de la guía que se debe entregar a los menores. “Erróneamente, se cree que aceptar a tu hijo por quien es, significa no darle ninguna orientación, cruzarse de brazos, pero nada podría estar más lejos de la verdad”, comentó en una entrevista.
En cambio, explicó, es una tarea irrenunciable para los padres, dirigir a sus hijos y enseñarles a desarrollar quiénes son realmente, siendo un aporte para su entorno.
“Cuando la aceptación es el punto de partida en la crianza de los hijos, se construye un ambiente cálido, sólido y con bases conectadas para una relación de vida de mutuo respeto (…) Por otro lado, cuando los niños no son observados ni comprendidos, comienzan a esconder las piezas de quiénes son (por dentro), dejándolos vulnerables a las influencias negativas”, recordó la autora.

0 comentarios: