Labels

martes, 1 de abril de 2014

Las ballenas jorobadas deleitan a Samaná

Un Encuentro con lo Nuestro


La República Dominicana es un tesoro, contamos con  playas, ríos, el pico más alto de las Antillas Mayores, el  lago más largo de las Antillas, entre otros  y para cerrar con broche de oro…-como para recordarnos cuán afortunados somos-,  tenemos durante enero, febrero y marzo, en las aguas templadas, protegidas y poco profundas de “El Santuario del Banco de La Plata y  Banco de la Navidad”, al norte de la península de Samaná y en la misma bahía,  la presencia de las Ballenas Jorobadas.
Cada año estas ballenas realizan una larga migración desde el Atlántico Norte hasta estas aguas caribeñas, para socializar, aparearse y parir sus crías.
Conozcamos un poco acerca de estos Cetáceos que nos alegran y distinguen con su visita.
La Ballena Jorobada, cuyo nombre científico es (Megaptera navaeangliae), es un mamífero al igual que nosotros, por lo tanto, amamantan a sus crías, respiran aire y son de sangre caliente.
Tienen una manera muy peculiar y sofisticada de comunicarse, tanto a través de los sonidos como con el lenguaje corporal.  Son enormes, pues alcanzan una longitud de 12 a 15 metros y por lo general pesan alrededor de 30 a 40 toneladas.
Pueden permanecer sumergidas de 5 a 40 minutos y la primera señal que delata la presencia de esta es el soplo,  que tiene apariencia de un chorro de agua.
Algo muy peculiar es que la ballena levanta su exuberante y musculosa cola y la estrella estrepitosamente contra el agua. Al momento de sumergirse, baja la cabeza y arquea el lomo, mostrando lo jorobada que es. Muchas veces, al hacer esta maniobra, levanta y expone al aire su cola. Este es una exhibición maravillosa.
Un detalle a destacar es que durante los tres meses que las ballenas visitan nuestras aguas caribeñas bajan de peso y es que  las jorobadas no comen, no es que estén a dietas, más bien prefieren, a pesar de ser tan grandes, degustar diminutos peces como san lace, arenque, caballas u otras especies aunque su comida preferida es el kril, un crustáceo parecido a un camarón que abunda en las aguas frías del Norte, y es que no tienen dientes, sino barbas. Recuerden que la única ballena con dientes es el cachalote, inmortalizado con el nombre de ¡Moby Dick!
Comentarles que el espectáculo que nos regalan las Ballenas Jorobadas es impresionante es poco y es que  particularmente ellas son consideradas una de las especies más activas en el mundo,  por su increíble repertorio de comportamiento.
Ni que decirles de la serenata que realizan sus cantos, hasta ahora se considera que solo los machos cantan y lo hacen en los tiempos  de reproducción o durante la migración hacia los trópicos,  aunque solo es posible escucharla mediante un hidrófono. Les invito a escuchar su canto a través de un video en el Museo de Las Ballenas en Santa Bárbara de Samaná.
Los machos en su corta estadía aquí,  para ganar los honores de la hembra y llamar la atención de sus rivales,  exhiben toda una serie de actuaciones casi acrobáticas brindando a los visitantes una gala  sin igual,  demostrándose una vez más que la naturaleza es perfecta.
En el Atlántico Norte viven unas 10,000 ballenas jorobadas. La Bahía de Samaná es un lugar de suma importancia para la reproducción de esta especie que está en peligro de extinción. Afortunadamente desde el año 1955 se encuentran protegidas de la caza comercial por la Comisión Ballenera Internacional. Cabe señalar que en las aguas dominicanas las ballenas siempre han estado seguras.
El Centro para la Conservación y Ecodesarrollo de la Bahía de Samaná y su entorno (CEBSE) que trabaja activamente en pro de la conservación y uso sostenible de los recursos naturales de esta región, está implementando, conjuntamente con diferentes instituciones estatales y privadas, así como con agencias internacionales para la conservación y el desarrollo, acciones para proteger a las ballenas y encaminar la actividad de observación de ballenas en la Bahía hacia un desarrollo turístico sostenible.
Nuestras aguas son los resguardos especiales para la reproducción de esta especie…es por lo que les digo que tuve un Encuentro con lo Nuestro, y es que muchas de estas ballenas…son dominicanas!
Autor: Mayra De Peña de Caraballo

0 comentarios: