Labels

martes, 15 de abril de 2014

Los 7 hábitos de la gente efectiva


El libro, un éxito en ventas, cumple 25 años y lo celebra con una edición revisada

Por Camile Roldán Soto / camile.roldan@gfrmedia.com

Se dice que una persona anda "apagando fuegos" cuando vive de crisis en crisis. Sin respiro.  Muchas personas viven así, apagando fuegos. Y, entre siniestro y siniestro, se esfuman sus sueños porque, sencillamente, no encuentran cómo concretarlos.

Hace 25 años, Stephen R. Covey, decidió crear una herramienta para ayudar a las personas a dejar de vivir apagando fuegos tanto en las diferentes dimensiones de su vida: personal, familiar, laboral. Llamó a esta herramienta Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. 
Desde su publicación hasta el presente, las ventas del libro traducido a 39 idiomas ascienden a 15 millones de copias. Además, su contenido se utiliza en adiestramientos de crecimiento personal y profesional que ofrece la firma Frankling Covey en diferentes países. 
Para celebrar el aniversario número 25 del libro,  se lanzó una edición revisada, que incluye el prólogo de Jim Collins, reconocido gurú en temas gerenciales y de liderazgo. "En un mundo de cambio, rupturas, caos e implacable incertidumbre, las personas ansían un punto de anclaje, una serie de términosque les sirvan de guía ante la turbulencia",  escribe Collins sobre las razones por las cuales los 7 hábitos de Covey se mantienen vigentes. 
La doctora  Ivonne Arroyo, presidenta y proopietaria de Frankling Covey en Puerto Rico, añade que el libro aborda principios universales sobre cómo ser eficiente sin importar la cultura o el momento. El propio Covey afirmó muchas veces que él no inventó los hábitos sino que tomó "leyes naturales" tales como la responsabilidad, la integridad, la abundancia y la renovación y las oganizó para compartirlas. A continuación,  la esencia de lo que plantea el libro: 
1. Sé proactivo. Signifca ser responsable de tu vida. Una persona proactiva se guía por sus propios valores. Lo contrario es entregar el control de tus decisiones a los demás, es decir,  ser reactivo. 
2. Comienza con un fin en mente. Comienza tus días con un claro entendimiento de la dirección y destino que deseas seguir. Piensa en la construcción de una casa. Antes de comenzar la construcción se dibuja un plano (la primera creación). Luego, se construye la casa (segunda construcción). 
3. Poner primero lo primero. Para ser efectivo, debes organizar tu tiempo alrededor de tus prioridades. Para organizarlas, ten en cuenta: importancia; qué tan crítica es una actividad para tu misión y valores. Urgencia: qué tan insistentemente necesita tu atención. Las personas que pasan la mayor parte de su tiempo atendiendo lo urgente viven en una crisis tras otra.  La gente más efectiva invierte más tiempo en actividades importantes. Es decir, trabajan para que las crisis sean mínimas. 
4. Piensa en ganar/ganar.  Según este principio, la victoria de una persona no necesariamente ocurre a expensas de derrota de otra. La alternativa a ganar/ganar es perder/perder. Si una gana y otro pierde, ninguno de los dos obtiene la confianza y lealtad del otro a largo plazo. 
5. Busca primero entender, luego ser entendido. Este es el hábito de la comunicación efectiva. Es cambiar la costumbre de escuchar pensando en qué vas a contestar. Escuchar con empatía, en vez, es una herramienta muy poderosa, pues te proporciona información. En lugar de filtrar lo que te dice la persona a través del filtro con el cual ves el mundo, al escuchar entiendes cómo la otra persona lo ve.
6. Sinergiza. Sinergía significa que el todo es más que la suma de sus partes. Implica cooperación creativa y trabajo en equipo. Contrario a quienes buscan rodearse siempre de personas que piensan igual a sí mismos, los sinergistas reconocen y aprovechan el valor de reunir diferentes perspectivas, en espíritu de respeto mutuo. Con frecuencia, logran propuestas diferentes y más originales.  
7. Afilar la sierra.  El séptimo hábito plantea que para ser efectivo, debes mantener el balance. Se utiliza la historia de dos leñadores para resaltar la importancia de esta premisa. Ambos trabajadores, uno anciano y otro joven, compitieron para ver cuál de los dos cortaba más leños. El joven, trabajaba sin descanso alguno. Mientras, el viejo tomaba algunos descansos. Al final, fue el leñador de mayor edad el vencedor de la competencia. Ante el asombro de su contrincante, quien no podía explicarse lo ocurrido, el viejo le explicó: mientras tú trabajabas sin descanso, yo me sentaba a afilar la sierra.  La metáfora de "afilar la sierra" se utiliza para resaltar que quienes están demasiado ocupadas produciendo (aserrando) abandonan el mantenimiento de su medio de producción (afilar la sierra). En la vida cotidiana, afilar la sierra se refiere al proceso de autorenovarse. Y esto se logra al cuidar las diferentes dimensiones del ser: física, espiritual y mental, social/emocional.


0 comentarios: