Labels

domingo, 20 de abril de 2014

Siete hábitos de las personas despreocupadas



Expertos presentan algunas estrategias útiles para aliviar a la gente afanosa

Por ELNUEVODIA.COM

Parecería que tener preocupaciones es un elemento inevitable de la vida diaria. Sin embargo, preocuparse rara vez es una práctica productiva.

“Es algo que hacemos una y otra vez, sin solucionarlo, y típicamente gira en torno al peor escenario posible en el futuro”, explicó eldoctor en psicología y profesor en la Michigan State University, Jason Moser, en entrevista con el Huffington Post.
El experto asegura que existen personalidades más vulnerables a la preocupación y que, incluso, es posible que una persona se preocupe a tal grado que comience a sufrir un impacto notable en su salud y vida diaria.
Por eso, el doctor Moser y la psicóloga Christine Purdon compartieron una serie de estrategias efectivas de las personas despreocupadas que podrían servir para aliviar a aquellos que se preocupan por todo o con extrema frecuencia:
1. Enfocarse en el presente - No permitas que situaciones que aún no han ocurrido te perturben. Los despreocupados son capaces de analizar un problema y ver qué solución puede implementarse, mientras que los preocupados solo se enfocan en el “y qué tal si…”.
2. Tener presencia plena y conciencia abierta (“mindfulness”) - Esto se logra mediante la meditación y te ayuda a cumplir el #1. O sea, mantenerte conectado con el momento presente y distanciarte de los problemas que podrían surgir en el futuro.
3. Tomar riesgos -  A  muchos  se les hace difícil tomar decisiones debido a que consideran demasiado todos los posibles resultados negativos. Por su parte, los despreocupados están más dispuestos a correr riesgos para solucionar un problema sin temerles a los resultados.
4. Ganar sentido de perspectiva - Los despreocupados tienen la habilidad de distanciarse de una situación para ver el panorama general. Y, a partir de ahí, buscan soluciones y se mueven a lo próximo.
5. Confiar en que podrás manejar lo que ocurra - Los preocupados usualmente logran salir bien de las crisis porque ya le han dedicado demasiado tiempo incluso antes de que pase. Sin embargo, los despreocupados viven más tranquilos confiando en que, cuando la crisis llegue, encontrarán la manera de lidiar con ella.
6. Hacerte las preguntas correctas - Una buena estrategia es preguntar: ¿Es mi problema?, ¿Tengo algún control sobre ese problema?, ¿Ya hice todo lo que podía hacer al respecto?, ¿Es inminente? Si tus respuestas son: no, no, sí, no, entonces ¡deja de preocuparte!
7. Saber qué hacer con las emociones negativas  Las personas despreocupadas tienden a mirar las emociones negativas como un síntoma de algo que necesita atención, ya sea en sus relaciones, trabajo, finanzas, etc. Por lo tanto, utilizan sus emociones para tomar decisiones informadassobre qué deben hacer. 


0 comentarios: