Labels

lunes, 26 de mayo de 2014

Las bellezas de Samaná



La República Dominicana se ha convertido en uno de los sitios turísticos más visitados en las islas del Caribe. Aunque el país es conocido por la belleza del mar, hay una zona que se podría decir que lo tiene todo. Se trata de la Península de Samaná, localizada a dos horas y media de la Capital por la nueva carretera desde el Aeropuerto Internacional Las Américas.

La península de Samaná es un gran destino turístico localizado al noroeste de la República Dominicana. Es una de las 32 provincias del país y cuenta con impresionantes montañas y bosques tropicales por donde corren ríos con aguas cristalinas. Muchos de ellos bajan por espectaculares formaciones rocosas convirtiéndose en bellas cascadas. También llama la atención las grandes extensiones cubiertas de palmas de coco.
Además de las delicias de la naturaleza, desde Samaná se puede disfrutar cada año, especialmente desde diciembre hasta marzo, un hermoso ritual: la reproducción de las ballenas jorobadas. La ballena jorobada, es una especie protegida y una de las favoritas por los observadores de todo el mundo debido a sus acrobacias. Es un hermoso espectáculo que todos los años ocurre en la bahía llamada Gran Bahía Príncipe.
La ballena jorobada se destaca por lograr un salto mostrando la cabeza y la cola. Otro atractivo es el canto de los machos, con silbidos, mugidos y crujidos. Las manadas están formadas en grupos de 3 y hasta 20 ballenas machos, que compiten por el derecho de aparearse con una hembra fértil.
Su aleta caudal o cola es única y es una de las formas de identificarla debido los colores en blanco y negro, que resultan ser únicos en cada ballena. Las crías nacen después de una gestación de 11 a 12 meses, miden al nacer unos 12 pies y pesan entre 2,000 y 3,000 libras. Las crías son alimentados por sus madres durante un año.
Además de las ballenas jorobadas, por la bahía desfilan otros mamíferos marinos como el Cachalote o Ballena Esperma, la Ballena Piloto de Aleta Corta, el Delfín Moteado, el Delfín de Hocico de Botella y los manatíes.
En los meses de primavera, verano y otoño, las ballenas jorobadas se mudan hacia las aguas frías del Atlántico Norte, y en el invierno inician una larga travesía hacia los mares del trópico para reproducirse y luego retornar a su casa.
Los turistas pueden abordar un bote en la bahía y disfrutar de un espectáculo inolvidable, al contemplar de cerca las acrobacias donde saltan para después precipitarse en el mar desde las alturas. Es un espectáculo hermoso.
Otro sitio interesante es el Parque Nacional Los Haitises, que en la lengua taina significa tierra alta o de montaña. Esta región, está formada por un conjunto de mogotes o colinas con alturas que oscilan entre 40 a 380 metros alternados por pequeños valles. En el parque, compuesto por 58 isals, viven 360 especies de aves y en uno de los mogotes, conocido como El Cayo de los Pájaros, abundan los pelícanos.
Los mogotes se encuentran cubiertos de vegetación. En sus cuevas los recuerdos históricos y culturales de la raza taina, están representados en numerosas cavernas. Aquí se destaca la cueva Boca de Tiburón y en su interior corre un río –una gran atracción para los visitantes– que desemboca en una pequeña y hermosa playa.
Navegando a través de aguas tranquilas se puede visitar las cuevas de la Arena, la Línea y San Gabriel. Muy cerca se encuentra The Cave of the Line, una ruinas de lo que fue la línea del ferrocarril en Samaná y remanentes del puente que datan de 1920.
Entre las playas se encuentra la Playa Rincón, donde desemboca el precioso río Caño Frio, Las Terrenas y el popular Cayo Levantado. Según los historiadores, en 1690 un corsario inglés llamado Jack Banister se sublevó contra las autoridades inglesas y se enfrentó a dos fragatas desde un cayo, que más tarde se llamó Cayo Banister en su honor.
La Península de Samaná fue descubierta por Cristóbal Colón en su segundo viaje, el 12 de enero de 1493, y más tarde, el 21 de agosto de 1751, se fundó la ciudad de Santa Bárbara de Samaná. El nombre original se escribe Xamaná y se refiere a una bella reina indígena Ciguaya que vivió entre la Bahía de Samaná y Cayo Levantado.
Aquí tuvo lugar la primera confrontación entre los nativos y los españoles. En esta zona vivían los indios Ciguayos, un grupo de Arahuacos diferentes a los Tainos, quienes recibieron a Cristóbal Colón con una lluvia de flechas. Fue de tal magnitud la rociada de flechas que al Gran Navegante no le quedó otra alternativa que ‘poner pies en polvorosa’. Es por eso que a esta zona se le llama también el Golfo de las Flechas.
El camino a El Limón se hace a través de la preciosa Sierra de Sanamá, donde se encuentra uno de los sitios más bellos del país, la cascada El Limón, situada en un bosque tropical. Desde el típico y familiar restaurante de Basilio y Ramona, situado al borde de la carretera, se pueden hacer los arreglos para subir y bajar hasta la cascada.
La aventura es muy interesante y el recorrido se hace en una hora. Los turistas deben montar en caballos y durante el paseo se atraviesan aldeas típicas de criollos locales, hermosos ríos y una vista de las montañas y de las playas cercanas. Si no sabe montar a caballo no se preocupe, ellos se conocen el camino.
Después de dejar a los caballos descansando en un restaurante, se camina por un intrincado sendero que los llevará hasta los mismos pies de la imponente caída de agua. El recorrido dura unos 30 minutos.
La cascada es impresionante, tiene una altura de unos 40 metros desde la cima de la Sierra de Samaná y se puede observar de cerca sus hermosas paredes cubiertas de vegetación y tres caidas de agua que terminan en una piscina natural. Este es el sitio preferido por los turistas para disfrutar de un baño refrescante y relajarse después de la caminata.• 
ejlezcano@carsntravel.com (El Nuevo Herald)


0 comentarios: