Labels

martes, 6 de mayo de 2014

Tomar vitaminas es bueno, pero no en exceso


En el mercado existe una gran variedad de vitaminas, pero su consumo no debe tomarse a la ligera.El abuso de estas sustancias pueden provocar desde trastornos estomacales hasta un descontrol
Cuando se habla de alcanzar el bienestar integral es vital tener una alimentación balanceada, en la que el individuo esté consciente de qué come, por qué lo hace y qué tan beneficioso (o cómo puede afectar) el organismo. 


Lamentablemente, no todos cuentan con la orientación para saber cómo nutrirse de la manera adecuada. Muchos suelen atiborrarse de comida que no les aportan las proteínas, vitaminas y minerales necesarios para tener un cuerpo sano, fuerte y vigoroso. Mientras que otros creen que tomando suplementos y vitaminas sin la supervisión de un especialista como la nutrióloga Taiana Ubiñas Pérez, quien recomienda consumir multivitamínicos solo en personas que tienen alguna carencia de una o varias de ellos, ya sea por alguna condición de salud o por una alimentación inadecuada.

“Los multivitamínicos son suplementos que contienen una combinación de minerales, vitaminas y, muchas veces otros elementos. Si nuestra alimentación es completamente equilibrada, no hay necesidad del consumo de suplementos, a menos que exista un trastorno o deficiencia del mismo”, considera la también  nutricionista, Giselle Escaño. Pero… ¿Qué son los multivitamínicos? Según explica Ubiñas Pérez, “los multivitamínicos no son más que preparaciones compuestas por un grupo de vitaminas a los que se recurre para reforzar el organismo”.

Los excesos nunca son buenos (como todo en la vida). Quienes opten por complementar su nutrición, y la de sus hijos, incluyendo multivitamínicos a su dieta diaria, deben tener cuidado de no caer en el abuso de los mismos, ya que cuando se consumen en forma desmedida se produce lo que se conoce como hipervitaminosis o vitaminosis, donde el aumento ingerido es mayor al que el cuerpo requiere para mantenerse en salud con los valores óptimos de este nutriente.

Es común ver cómo las personas acuden a las farmacias o supermercados en busca de vitaminas, que por lo regular son vendidas sin prescripción médica, precisamente por ser “simple vitaminas”.  Pero hacen esto asumiendo que no pueden ocasionar ningún efecto nocivo a la salud. Sin embargo, esto es incorrecto.

No lo tomes a la ligera

“Los suplementos vitamínicos deben ser consumidos bajo la orientación de un profesional de la salud, quien luego de evaluar la condición del paciente debe determinar si la persona debe o no consumirlos… y en el caso de necesitarlo identificar cuál vitamina es la que necesita para ser consumida de manera extra. Todo esto cuando con la alimentación adecuada no se haya podido conseguir lo deseado”, aclara Ubiñas Pérez.

Para nadie es un secreto que ingerir vitaminas y minerales es importante para tener una función correcta del organismo, y que la misma se puede controlar a través de la ingesta de frutas, vegetales, nueces, entre otros alimentos, comenta Escaño, quien asegura que con el pasar de los años, ha aumentado el consumo de estas vitaminas químicamente procesadas.

“Se ha comprobado, mediante estudios, que el abusar de estas pastillas puede ocasionar trastornos digestivos e intestinales (diarrea, vómitos, náuseas); así como dolor de cabeza y de huesos, cálculos en riñón, calcificación de tejidos blandos y falta de apetito. Lo que resulta más perjudicial para el organismo”, agrega Escaño.

Según estudios realizados por especialistas del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, manifestaron su preocupación por la venta de pastillas con altas concentraciones de vitamina biotina, ya que carece de estudios científicos y podría tener reacciones negativas en el ser humano.

Los expertos indicaron que la biotina o vitamina B7 tiene efectos contra el síndrome metabólico, provocando el aumento de glucosa en la sangre, presión arterial y triglicéridos, bajo nivel del colesterol bueno. Tras realizar varios estudios; sin embargo, los primeros resultados evidenciaron que el consumo en cantidades altas de este producto produce algunos “efectos indeseables”, por lo que requiere de mayor investigación. Los resultados también indicaron que al usarla en cantidades cien veces mayor a la que contienen los alimentos podría aprovecharse para desarrollar fármacos y contribuir en el tratamiento contra la diabetes.

Como recomendación, los científicos que participaron en el estudio, aconsejaron al público en general ser cautos y, por el momento evitar consumir ésta y otras vitaminas en concentraciones muy altas. Lo ideal es una ingesta por microgramos para soslayar algún problema de toxicidad.

Cuida lo que comes

Una persona que cuente con una alimentación adecuada y equilibrada no necesita tomar ningún suplemento, asegura Ubiñas Pérez, porque con los alimentos puedes cubrir las cuotas diarias de ingesta de ellas.

“Recomendamos mantener un consumo de nutrientes esenciales en balance y podremos contar con buena salud. En el caso de que estemos frente a una deficiencia, no es conveniente auto medicarse y que sea un profesional de la salud quien le indique el suplemento o las pautas a seguir”, dice Ubiñas Pérez.

Ambas especialistas consideran que las personas que no llevan una alimentación equilibrada o las mujeres en edad reproductiva, deben consumir alimentos fortificados. Las embarazadas deben ayudarse con un suplemento especial de hierro y ácido fólico, siempre y cuando su médico lo indique; las mujeres posmenopáusicas necesitan un suplemento de calcio y vitamina D para fortalecer los huesos y evitar fracturas a temprana edad, y ciertamente las personas mayores de 50 años en la cual no tienen una absorción correcta de la vitamina B12.

Así que toma nota y antes de suministrarles vitaminas a tus hijos o consumirlas tú, debes informarte y realizarte un chequeo médico para evitar que sea peor la solución que el problema. Realizar ejercicios y llevar una alimentación sana, es la clave para tener una mejor calidad de vida.
LOS EXPERTOS
Taiana Ubiñas Pérez
Nutrióloga clínica
“La vitaminosis no es más que el nombre genérico de alguna deficiencia o exceso de vitaminas en nuestro cuerpo, cuando es híper es exceso y cuando es Avitaminosis es deficiencia o carencia”.
Giselle Escaño
Nutrióloga clínica
“No soy partidaria de que se consuma los multivitamínicos a la ligera, es importante que antes de utilizar cualquier suplemento vitamínico sea evaluado  por un experto profesional”.

Fuente: http://www.elcaribe.com.do

0 comentarios: