Labels

martes, 26 de agosto de 2014

Sobre la propuesta de Guillermo Moreno

El doctor Guillermo Moreno ha acertado al proponer la instalación de una Mesa del Diálogo de las fuerzas opositoras. Correcto. Ese pronunciamiento ha generado la reacción, generalmente positiva, de numerosos voceros del sector progresista, y ya eso es una merecida ganancia.

Ojalá el doctor Moreno no se conforme con eso y comprenda el compromiso político que acaba de asumir. Él está en el riguroso deber de probar con hechos que sus palabras son sinceras o quedar mal si se limita apenas a la declaración que ha formulado. El compromiso es mayor aún.
Tengo la opinión muy personal de que el presidente de Alianza País ha sido demasiado resbaladizo y elusivo al momento de responder a las propuestas unitarias de los otros. Ahora es él quien hace una y personalmente estoy dispuesto a darle el beneficio de la duda y creer que sus palabras son sinceras.
No obstante, le queda mucho por hacer, para probar que cree honradamente en su propuesta y que no se trata de una simple pose de ocasión. Para convencer de que esta le asiste la suficiente voluntad de acción conjunta. Él tiene la oportunidad de oro de probar que está convencido y dispuesto a convencer a los demás.
Una Mesa del Diálogo no lo es todo, pero es un buen comienzo y, como principio quieren las cosas, confiemos en que el doctor Moreno seguirá impulsando su iniciativa.
Puede contar de antemano con la adhesión militante de organizaciones y sectores que desde hace tiempo promueven ideas unitarias parecidas, y se espera igualmente que termine de formular su sugerencia y se acuerden los pasos pertinentes a su realización.
En este país de la dispersión y las divisiones, cualquier paso unitario, por elemental que sea, demanda de una convicción muy firme y de una voluntad férrea para convencer a los demás; de un desprendimiento y una capacidad de renunciación enormes y no hay por qué descartar que Guillermo Moreno reflexionó sobre todo esto antes de hacer de dominio público su propuesta.
Personalmente la saludo y reitero mi deseo de que no sea algo dicho circunstancialmente, sino el resultado de una reflexión serena acerca de la necesidad de sumar fuerzas, porque no hay otro camino si se pretende enfrentar a un adversario del carácter del Partido de la Liberación Dominicana, y del propósito de quienes lo dirigen de seguir indefinidamente en el gobierno.

0 comentarios: