Labels

jueves, 16 de octubre de 2014

BM: RD presenta deficiencias de calidad en salud, agua potable, educación y energía


Santo Domingo.-  Un estudio del Banco Mundial (BM) divulgado este miércoles señala que la República Dominicana presenta deficiencias en la calidad de los servicios públicos de educación, salud, provisión de agua potable y, especialmente, de electricidad con relación a los estándares regionales.

El informe "¿Rentas o reformas? La economía política del desarrollo en República Dominicana" fue divulgado hoy en Santo Domingo con la presencia de representantes de organismos internacionales acreditados en el país, instituciones públicas y privadas, organizaciones de la sociedad civil, economistas e investigadores.
El estudio señala los principales desafíos para el desarrollo del país y analiza las deficiencias en la provisión de servicios públicos a través de una investigación realizada entre el 1 de julio de 2012 y el 1 junio de 2013.
En lo relativo a educación, el estudio indica que ese sector "ha permanecido insuficientemente financiado en las últimas dos décadas".
Apunta que el bajo nivel de recursos para la educación pública ha provocado "una provisión inadecuada de los servicios educativos incluyendo la falta de aulas y de maestros y ha creado ambientes desfavorables para el aprendizaje".
Entre ellos, destaca altas tasas de estudiantes, doble tandas de maestros en las escuelas y cátedras sobrepobladas en la principal universidad pública.
Agrega que la expansión de la infraestructura educativa y los recursos humanos han sido notables, pero no corresponden con el incremento de la demanda.
En el caso del sector salud, el estudio reconoce que la cobertura se ha ampliado, particularmente en la última década, pero la provisión de servicios de calidad continúa siendo un desafío.
"El número de beneficiarios del régimen de salud pública totalmente subsidiado, creado en 2001 y orientado a los pobres, se ha incrementado rápidamente a dos millones desde noviembre 2011; sin embargo, cerca del 40 % de los pobres no se han registrado aún", dice la investigación.
Asimismo, expone que la República Dominicana "no parece estar haciendo el mejor uso de estos recursos", ya que las tasas de mortalidad de menores de cinco años están por encima de la línea de tendencia para América Latina.
"Adicionalmente, el Estado está apenas financiando cerca del 36 % del gasto total en salud, mientras que los gastos a cargo del usuario ascienden a 56 % y los seguros privados cubren apenas 8 %", apuntan los investigadores.
El documento dice que la República Dominicana registra bajas tasas de vacunación, menor esperanza de vida y una alta incidencia del VIH en comparación con los estándares regionales.
"El sector eléctrico es probablemente el epítome del mal funcionamiento de los servicios públicos en la República Dominicana", agrega.
Aunque el servicio ha mejorado lentamente en años recientes, en promedio, el servicio de electricidad continúa sin estar disponible el 20 % del tiempo, explican los investigadores.
"Una empresa dominicana promedio experimenta 25 apagones de electricidad al mes, o más de uno por día laborable, comparado con solo cuatro en América Latina y 8,8 en el mundo", apunta el estudio.
Reconoce que el Gobierno de Leonel Fernández emprendió un ambicioso programa de reformas en los últimos tres años de su segundo mandato, pero "aún así, el suministro continúa siendo no confiable y muchos hogares y empresas han optado por instalar sus propios dispositivos de generación eléctrica para compensar los frecuentes apagones de electricidad".
Manifiesta que el desequilibrio entre el costo de producción de la electricidad y la tarifa real facturada (y cobrada) ha representado un déficit de 1,6 % del PIB en promedio por los últimos siete años y ha resultado una carga sobre las finanzas públicas en su conjunto.
En cuanto al servicio de provisión de agua potable, el estudio del Banco Mundial señala que el número promedio de insuficiencias del agua en República Dominicana es cercano al doble del promedio regional y mundial, pese a que tiene implicaciones sanitarias, para la salud pública y las actividades empresariales, especialmente en sectores importantes como el turismo.
Con respecto a la corrupción, el estudio señala que distintas fuentes pintan un escenario preocupante de relativamente altos niveles de corrupción prevaleciente en la República Dominicana.


0 comentarios: