Labels

domingo, 16 de noviembre de 2014

7 típicos errores que los hombres cometen durante el sexo


7 típicos errores que los hombres cometen durante el sexoDurante el acto sexual hay errores que los usualmente cometemos que pueden matar el momento de placer. Conoce siete típicos errores que los hombres cometen.
Uno de los mejores momentos que uno puede disfrutar con su pareja es en la intimidad. Ponemos a lucir todas nuestras habilidades en la cama para hacerle disfrutar del acto sexual. Sin embargo, hay errores que podemos estar cometiendo que malogran ese momento especial en pareja. Conoce los siete típicos errores que los hombre cometen durante el sexo, según MensHealth:

1. No esperar a que esté suficientemente excitada
El hombre y la mujer tienen ritmos y tiempos diferentes en cuanto a la necesidad sexual. Nosotros solemos actuar por impulsos: podemos estar alterados y eso hace que más nos provoque. Más bien el sexo es nuestra excusa perfecta para librar tensión. Pero a ellas le ocurre todo lo contrario.
Una mujer necesita estar relajada para que fluya su excitación sexual, pues el impulso femenino pasa por haber imaginado y deseado previamente el momento del encuentro. Tu misión principal será, por lo tanto, procurar que esté relajada. Luego, hacer que se sienta deseada, siempre invertir tiempo en el juego previo y las dinámicas de seducción.
2. Chantajearla con los sentimientos
Si te molestas cuando ella te dice: “Ahora no”, porque, conscientemente o no, quieres que ella ceda para evitar tu enfado, estás cometiendo uno de los peores errores. Ningún tipo de chantaje, ni siquiera el más sutil, es sano para una relación sexual.
Lo que lograrás con eso es el efecto contrario: que cada vez le genere más ansiedad y menos ganas de tener sexo contigo. En vez de ser un acto divertido y excitante, será una obligación: y el sexo NUNCA debe ser una obligación.
Tu relación con ella debe centrarse en la complicidad, no en el poder.
3. Concentrarse excesivamente en sus senos
Si vives encantado por los senos de tu novia o esposa, procura que tu entusiasmo no los presione en exceso. Una de las cosas que más puede molestar a las mujeres que traten con poca delicadeza sus pezones: ya será “ordeñar”, tirar o morder bruscamente sus pezones.
Sus ciclos hormonales hacen que esa zona sea especialmente sensible. Es un tema que debes hablar con ella, saber qué y cómo les gusta. Quizás les encante el juego brusco, quizás no. En todo caso, acaricia y masajea previamente, con mucha suavidad toda la zona.
4. Presionarla para tener sexo anal
El sexo anal es un tabú para ellas todavía, al menos en términos generales. Ya sea por el “qué dirán”, por falta de confianza, por vergüenza, por asco o por dolor. Por lo tanto, no es una práctica sexual común para ellas, aunque sí es una de las que más les da curiosidad.
Por eso, debes dejar que se tome el tiempo para proponértelo. Al igual con las caricias a sus seno, hablarlo con ella, de nuevo, sin presiones, es lo mejor que puedes hacer, sobre todo para quitarle el prejuicio al acto.
5. Abusar de lo verbal
No puedes abusar de la palabra oral para hacer que llegue al orgasmo. El lenguaje “sucio” puede mantener para muchas el fuego encendido, pero, como todo, hay un límite. Las palabras, por lo tanto, pueden detonar un orgasmo, pero también puede alejarlo.
Además, ten en cuenta que una relación sexual no fracasa porque ella no haya acabado. La sexualidad no reside únicamente en el clímax sexual. Por tanto, no te desesperes “invocando” su orgasmo, eso sólo la agobiará.
La mejor forma en tal caso de ayudarla a alcanzar el orgasmo no es por penetración sino por la estimulación externa del clítoris.
6. Controlar su cabeza durante el sexo oral
Aunque puede ser un juego de dominación/sumisión muy excitante, también puede acabar siendo muy incómodo y doloroso para ella. Le puedes estar retorciendo las cervicales o interrumpiendo su respiración, y eso resulta incómodo y corta su excitación.
De nuevo: háblalo con ella y descubre cómo les gusta más marcar esas dinámicas del ritmo sexual.
7. No avisar
Hablamos de nuevo sobre el sexo oral: no caigas en la tentación de acabar sin avisarle previamente. Si no quieres volver a verla en tu vida, puedes seguir ese camino, y convertirte en un perfecto macho-imbécil.
Estudios sobre la sexualidad han revelado que a la mayoría de las mujeres no les gusta el sabor ni la sensación del semen en su boca y garganta. Además, es un tema de cortesía y de higiene.
Todo dependerá, una vez más, del nivel de confianza que tengas con ella.
Fuente: MensHealth.es

 

0 comentarios: