Labels

viernes, 28 de noviembre de 2014

Discutir engorda


Según expertos, los enojos llevan al cuerpo a quemar menos calorías y problemas cardiacos
 
Por Emol / GDA
Las discusiones con la pareja, unido a un historial de depresión, serían grandes factores que aumentarían el riesgo de obesidad en adultos. Así lo evidenció un estudio de la Universidad de Ohio, que observó cómo estas características alteraban la forma en que el cuerpo procesaba los alimentos ricos en grasa.

Los investigadores se basaron en el estudio de 43 parejas de entre 24 y 61 años, y que llevaban un mínimo de tres años casadas. A ellos se les realizó un cuestionario para saber datos como su satisfacción con la relación y síntomas de depresión.
Luego, se les hizo comer un menú de 930 calorías –y 60 gramos de grasa-, compuesto por huevos, galletas, vienesas de pavo y salsa, para dos horas después, presentarles un tema de conversación susceptible a discusión, como dinero, suegros o problemas de comunicación.
Así descubrieron que aquellos participantes que habían tenido algún trastorno del ánimo y que fueron más enérgicos en la discusión, quemaron cerca de 31 calorías menos por hora, tuvieron aproximadamente un 12% más de insulina en la sangre –que contribuye al almacenamiento de grasa- y presentaron una mayor subida de triglicéridos, relacionados a riesgos cardiovasculares.
Como resultado, los más enérgicos para discutir con sus parejas quemaron 118 calorías menos, pasadas siete horas después de ingerirlas y pelear, se podría traducir en 11 libras de aumento al año.
“Estos hallazgos no solo identifican cómo los factores de estrés crónico pueden llevar a la obesidad, sino que también apuntan a cuán importante es tratar los trastornos del ánimo”, dijo Jan Kiecold-Glaser, quien lideró el estudio.
Sin embargo, Kiecold-Glaser aclaró que las conclusiones de su investigación solo contempló una sola comida al día, cuando la mayoría de las personas consume cuatro, por lo que los reales riesgos da la salud de quienes discuten y tienen un historial de depresión podría ser más profundos.
“Las comidas principales dan la oportunidad de retomar los desacuerdos que tiene un matrimonio conflictivo, así que podría haber un patrón de largo plazo en el daño metabólico, derivado de la hostilidad y la depresión”, concluyó, según señaló Daily Mail.
Sin duda, cuesta creer que existan parejas que no discutan, y es por eso que de lo posible, habría que hacer el esfuerzo por hacerlo de forma productiva para la relación.

0 comentarios: