Labels

jueves, 6 de noviembre de 2014

OPINION: Los políticos más caros del mundo

Por ANDRES L. MATEO

Todo cuanto hoy ocurre en la República Dominicana tiene que ver con la posesión del dinero, y el centro de todos los conflictos económicos y morales atraviesan la figura proteiforme de Leonel Fernández y el PLD.

Cuando Juan Bosch salió del gobierno, producto del golpe de Estado de 1963, dejó una cuenta bancaria que tenía ciento cuatro pesos con cuatro centavos. Al Burt, periodista del diario Miami Herald, publicó entonces una nota conmovido por el hallazgo, y le puso un título desgarrador: “El legado del honrado Juan”. Hacían apenas cinco días que la soldadesca había perpetrado el golpe septembrino, y Al Burt describía la altivez de la imagen del presidente derrocad “Deja el cargo con las manos tan limpias como vacías”-escribió. Luego se cuestionaba si “el legado del honrado Juan habrá abandonado el país junto con él”. Y así fue.
La locura del modelo de honradez que enarboló con su ejemplo, era como llevar el ideal al extremo y ser tragado por él. Juan Bosch perdió el “poder real” con el golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963, y su conducta filosa como un acantilado le impidió volver a recuperarlo; pero perdió, también, la gravitación positiva de su modelo de vida sobre su propio discipulado. La ética kantiana con la que asumía su práctica política lo hizo un incordio insoportable para los fines inconfesables de esa clase media angurrienta, cuyo sueño verdadero era enriquecerse.
Lo que Juan Bosch no perdió fue la batalla moral. Era un líder nada proclive al dinero, le salía barato a la nación. Contrario a los emergidos de su discipulado, se movía ardiendo en la pasión de desperdigar el bien común. En cambio, ¿cuánto le ha costado Leonel Fernández a este país? ¿Qué carga económica significa para la nación mantener esa estructura de liderazgo peledeísta? ¿Cuánto nos cuestan, en un palé, Reynaldo Pared Pérez y Francisco Javier? ¿Por cuánto nos salen, en una tripleta, Temo Montás, Euclides Gutiérrez y Pote Bonetti? ¿Es soportable la carga indeseada de Félix Bautista y Chío Jiménez? ¿No es apabullante, como una colita, un Víctor Díaz Rúa alborozado con su suerte y sus millones? ¿Cuántos miles millones se diluyen en los veintiocho mil militantes intermedios del PLD que financian las nominillas C y B con fondos públicos? ¿Cuál es la cifra en el presupuesto, en la que se concreta el gasto de la nación en todos los aspavientos de egolatría esparcidos por el mundo por Leonel Fernández? ¿No es la corrupción generalizada el cemento invisible de su liderazgo?
Hace ya tiempo que Leonel Fernández perdió la batalla moral en este país. Su salida del gobierno no encontrará jamás a un Al Burt que le diga “salió con las manos tan limpias como vacías”. Porque la verdad es otra. Pagamos los políticos más caros del mundo, y aun dejando de lado la subjetividad que convierte la historia en una tragedia, ese pago es una estafa.
Los historiadores se interesan cada vez menos por los personajes individualizados, pero aquí no tenemos sucesión de los aconteceres. Como Báez y Santana, como Lilís, como Trujillo, como Balaguer; los goznes de la historia giran alrededor de las personalidades, y los grupos se agazapan tras de ellos con sus intereses. Danilismo y leonelismo están enfrentados, esa es la historia que sale a flote; pero el leonelismo no es Leonel, sino lo que él construyó para los grupos económicos que lo sustentan. Su fuerza es la posesión del dinero proveniente de la exacción del Estado, y su liderazgo sensiblemente menguado. El danilismo es una aspiración.
Tiene el poder del presupuesto público, ha doblegado la entente leonelista en las últimas convenciones internas del partido, pero su única carta es imponerle la reelección al leonelismo. Todo cuanto está ocurriendo hacia dentro del partido que maneja el poder se resume en estas propuestas: Los danilistas temen el regreso al poder de Leonel Fernández, un líder menguado pero con una enorme posesión de dinero y de estructuras del aparato del Estado. El danilismo levanta la alfombra en la que guarda toda la porquería del leonelismo, y se la enseña. El danilismo amenaza. El leonelismo tensa el escarceo.
Todo continuará. Por ahora no hay amenaza del mundo exterior que impida que esta lucha se desenvuelva sin contratiempos. La oposición es un amasijo indescifrable. ¿Quién paga? Los políticos más caros del mundo son los del PLD.

0 comentarios: