Labels

sábado, 6 de diciembre de 2014

Peluquería: un negocio prolífero para dominicanos en Chile


SANTIAGO DE CHILE.- Entre tijeras, secadores, afeitadoras y extensiones de pelo se ganan el sustento decenas de dominicanos y dominicanas en este país suramericano.

Es que la peluquería es un negocio prolífero para muchos, mientras otros trabajan en la minería, el servicio doméstico, de transporte y otras áreas, en una nación donde el salario mínimo ronda los 500 dólares mensuales.
Marcelina Fabián Salas “Niña”  tiene su salón de belleza en la plaza Caracol, del sector Plaza de las Armas, en un establecimiento con aproximadamente 40 locales de peluquerías y salones de belleza, donde los criollos son las estrellas.
“Niña” emigró hace 14 años a Chile. Llegó a trabajar como “asistente del hogar” con una pareja chilena. “A ellos le debo todo. Fueron mi soporte”, cuenta la dominicana que logró llevarse a sus cuatro hijos, tres de los cuales trabajan como peluqueros, incluida su hija, propietaria del salón “Diva”, cuyo local está contiguo al suyo.
La mujer, nativa de Bayaguana, en Monte Plata, dice que ayudó a sus cuatro hermanas para que también residan en este país y a los 12 hijos de estas. Casi todos trabajan el mismo oficio.
“Nina” dice que documentarse en Chile no es difícil, pero que hay que ingresar con un visado, porque, de lo contrario, no califican para obtener contratos de trabajo.
“Todos estamos agradecidos de este país, que nos ha acogido, nos da la oportunidad de trabajar y de echar para delante con nuestras familias”.
La peluquera dice que los dominicanos, muchas veces, trabajan doble jornada,  para ayudar a sus familias, pagan la seguridad social y todos los impuestos.
Coinciden en que es un país organizado donde las leyes se respetan.
Otros peluqueros
En esta plaza reina la dominicanidad. “Peluquería Dominicana”, “Los  Dominicanos “, son solo algunos de los nombres de los negocios y en muchos casos están acompañados de la bandera tricolor.
A la hora de decir los salarios o ganancias que obtienen del negocio, destacan que ganan suficientes para pagar alojamiento, los impuestos y ayudar a sus familias, sobre todo porque reciben propinas de sus principales clientes, los chilenos.
Jonathan Núñez es empleado en una peluquería donde el propietario también es dominicano. Narra que  tiene seis años en este país, trajo a su esposa y tiene una niña recién nacida.
Otro que también vive del mismo oficio es Ramón Manzueta, que aunque no es propietario del negocio, dice que con los ingresos cubre sus necesidades básicas.
Departamento de extranjería
El informe del Departamento de Extranjería  e Inmigración de Chile publicó un informe  el pasado año correspondiente a 2011 donde indicaba que más de 55.000 extranjeros solicitaron visas de trabajo, siendo los dominicanos el tercer grupo de extranjeros que más había aplicado.


0 comentarios: