Labels

jueves, 8 de enero de 2015

Obispo de Puerto Plata aboga por clima de paz, seguridad y justicia en RD


PUERTO PLATA.- El obispo de la Diócesis Puerto Plata-Gaspar Hernández; Monseñor Julio César Corniel Amaro, al oficiar hoy una misa de acción de gracias con motivo el Día del Poder Judicial, destacó que la justicia convierte a los esclavos en seres libres, por lo cual abogó que los jueces, fiscales y auxiliares de la justicia trabajen sin descanso para garantizar un clima de paz, solidaridad, justicia y seguridad para la República Dominicana.

“Debemos trabajar por que en nuestra sociedad existan las condiciones para seguir viviendo en armonía, ante tantas amenazas que hay como es el crimen organizado, el tráfico ilegal de personas y otras acciones malsanas que afectan a la humanidad y esclavizan al ser humano”, puntualizó Corniel Amaro en su homilía realizada en la catedral San Felipe Apóstol de esta ciudad.
Exhortó que la tarea y misión nuestra como parte de la sociedad debe ser garantizar condiciones dignas de vida, de trabajo, de salario donde cada uno contribuya al mejoramiento de la vida en sociedad, por lo cual abogó que los servidores de la justicia dominicana siempre tengan la compañía de Dios para contribuir de forma equitativa a la buena y sana convivencia.
“A ustedes que les toca tomar decisiones, decisiones que pueden estar en favor de uno…Pero ese uno debe ser la representación de la sociedad, porque cuando se toma una decisión en favor de alguien, se toma  en favor de la sociedad, en toma favor de la justicia y del respeto a los derechos que tiene cada uno de ser protegido y salvaguardado  en su vida, sus bienes y en la misma sociedad”, expresó el Obispo de Puerto Plata.
El prelado católico pido a Dios que ilumine a los jueces, fiscales, abogados y demás auxiliares de la justicia ya que al igual que la sociedad que se ve amenaza por tantos flagelos, también la función de los miembros del Poder Judicial y del Ministerio Público pueden ser afectados por pensamientos e intereses  que no siempre contribuyen al bien individual y no al colectivo y se hace necesario que se revistan de la gracia y la fuerza divina para ejercer un servicio equilibrado a fin de combatir los males que amenazan la vida en sociedad.
Autor: Por Antonio Heredia.-


0 comentarios: