Labels

martes, 10 de marzo de 2015

Melissa Guzmán cita 5 mitos que población debe eliminar sobre alimentación

Pro Consumidor llama a la población a no consumir alimentos en lugares que no reúnan las condiciones

Dice comer huevo no pudre heridas, estar gordo no es saludable y si deja de desayunar no se pierde peso.
SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La doctora Melissa Guzmán consideró que todavía, en pleno siglo 21, existe en la población cinco tabúes y creencias incorrectas sobre la alimentación y la forma de comer  que se han convertido en un mito que deben ser aclaradas por los profesionales de la medicina.
Dentro de esas creencias de parte de la población, la profesional de la medicina citó que “comer huevo pudre las heridas”, “estar gordo es estar saludable”,  “no desayunar ayuda a bajar de peso”, “comer puerco es malo” y “comer más cantidad es comer mejor”.

La doctora Guzmán dijo que uno de los mitos generalizados en la población es las creencias  de que comer huevo pudre las heridas, lo que consideró lejano de la verdad, algo abstractos, tras considerar que la fuente más barata de proteína es el huevo.
“Si entendemos que los aminoácidos fundamentales del colágeno vienen de lo que ingerimos entonces es lógico que debe de comerse una proporción importante de proteínas sobre todo en pacientes salidos de cirugía para una adecuada cicatrización donde el colágeno juega un papel fundamental”, puntualizó.
Sobre que “estar gordo es estar saludable”, manifestó que ese es otro mito bien arraigado en la sociedad. “Día a día por un motivo u otro, en nuestra consulta vemos niños hasta de meses con un problema de obesidad infantil importante fruto esto de una inadecuada rutina nutricional y de malos hábitos alimenticios”, informó la profesional de la medicina.
“Si se destaca que dichos hábitos son aprendidos por los hijos tras la imitación de los padres entonces se justifica que se varíen los conceptos sobre nutrición familiar que tienen los progenitores para evitar la obesidad infantil”, expuso la doctora Guzmán.
Con relación a que “no desayunar ayuda a bajar de peso”, dijo que está científicamente probado que saltarse el desayuno enlentece o disminuye la velocidad del metabolismo basal y hace más lenta la digestión durante el día.
La doctora Guzmán aconsejó a la población a no evitar este plato e incluir alimentos de forma balanceada como cereal, frutos secos, jugos, semillas, queso, atún o yogur y sostuvo que desayunar en los niños, los hace más atento en clases y mejora su rendimiento académico.
En torno a que “comer puerco es malo”, refirió que es un mito muy mencionado sobre todo en pacientes postquirúrgicos, pero que si bien es cierto que la ingesta en exceso de este tipo de grasa animal es perjudicial para nuestras arterias tampoco debe excluirse del todo si no hay una razón médica que su facultativo le explique.
Consideró que las grasas saturadas no solo están en el puerco sino en casi todas las carnes por lo que lo recomendable es hacer un equilibrio entre su restricción e ingesta.
Otro mito que dijo existe en la parte de la población es que  “comer más cantidad de alimentos es comer mejor”, tras citar que es demasiado común  escuchar esta acotación de los padres, sobre todo en el ámbito escolar donde consideran que es muy poco la proporción de comida que reciben comparado con la que ellos creen que necesitan.
Explicó, sin embargo, que cada menú y cada plato está inteligentemente racionado de manera que aporte la cantidad energética necesaria para cada edad del escolar y citó que la falsa sensación de hambre luego de una ingesta con calorías calculadas es influenciada en gran parte por prejuicios  alimenticios aprendidos de que si no ven un plato rebosante de comida  no se van a sentir plenos.
La doctora Guzmán dijo que estos y más mitos abundan en nuestra población tanto sobre nutrición como sobre múltiples temas médicos, pero que no deben asumirse como una verdad absoluta aquellos conceptos que no vengan de manos de su facultativo a los cuales se les debe preguntar sobre sus dudas.
A continuación el texto completo de su declaración:

Cinco mitos de nutrición desmentidos

Con el pasar del tiempo y los avances en la ciencia y en la comunicación que ha habido es de suponer que no han quedado dudas en cuanto a un tema tan primitivo como lo es la alimentación y la forma de comer. Sin embargo años de ejercicio médico han develado que todavía existen tabúes y creencias incorrectas sobre este tema. Pretendemos aclarar 10 de las más comunes:
-          “Comer huevo pudre las heridas”  Una de las creencias más comunes, sus fundamentos son abstractos. Sin embargo nada más lejano de la verdad. La fuente de proteínas más barata es el huevo. Si entendemos que los aminoácidos fundamentales del colágeno vienen de lo que ingerimos entonces es lógico que debe de comerse una proporción importante de proteínas sobre todo en pacientes salidos de cirugía para una adecuada cicatrización donde el colágeno juega un papel fundamental.
-          “Estar gordo es estar saludable” Otro mito bien arraigado en la sociedad. Día a día por un motivo u otro, en nuestra consulta vemos niños hasta de meses con un problema de obesidad infantil importante fruto esto de una inadecuada rutina nutricional y de malos hábitos alimenticios. Si se destaca que dichos hábitos son aprendidos por los hijos tras la imitación de los padres entonces se justifica que se varíen los conceptos sobre nutrición familiar que tienen los progenitores para evitar la obesidad infantil.
-          “No desayunar ayuda a bajar de peso”  Está científicamente probados que saltarse el desayuno enlentece el metabolismo basal y hace más lenta la digestión durante el día por lo que es importante no evitar este plato e incluir alimentos de forma balanceada como cereal, frutos secos, jugos, semillas, queso, atún o yogur. Desayunar, en los niños, los hace más atento en clases y mejora su rendimiento académico.
-          “Comer puerco es malo” Mito muy mencionado sobre todo en pacientes postquirúrgicos. Si bien es cierto que la ingesta en exceso de este tipo de grasa animal es perjudicial para nuestras arterias tampoco debe excluirse del todo si no hay una razón médica que su facultativo le explique. Las grasas saturadas no solo están en el puerco sino en casi todas las carnes. Es recomendable hacer un equilibrio entre su restricción e ingesta.
-          “Comer más cantidad es comer mejor” Demasiado común es escuchar esta acotación de los padres, sobre todo en el ámbito escolar donde consideran que es muy poco la proporción de comida que reciben comparado con la que ellos creen que necesitan. Cada menú y cada plato está inteligentemente racionado de manera que aporte la cantidad energética necesaria para cada edad del escolar. La falsa sensación de hambre luego de una ingesta con calorías calculadas es influenciada en gran parte por prejuicios  alimenticios aprendidos de que si no ven un plato rebosante de comida  no se van a sentir plenos.
Estos y más mitos abundan en nuestra población tanto sobre nutrición como sobre múltiples temas médicos. No asuma como verdad absoluta aquellos conceptos que no vengan de manos de su facultativo y pregunte todas sus dudas.


0 comentarios: