Labels

lunes, 18 de mayo de 2015

Los cigarros electrónicos no ayudan a dejar de fumar, según estudio

Fuente externa
Fuente externa
POR 
REDACCIÓN INTERNACIONAL.- No es la primera vez que se pone en duda la efectividad de los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, con motivo de la Conferencia Internacional de la Sociedad Torácica Americana, se han presentado varios estudios que alertan no solo de su falta de efectividad, sino también de los posibles problemas para la salud que pueden ocasionar.

Un investigador de la Universidad de Toronto, Riyad al-Lehebi, ha explicado que hasta que haya datos concretos acerca del número de personas que han dejado de fumar gracias a este instrumento «hay otras ayudas para dejar de fumar disponibles que han demostrado mejor su eficacia y seguridad».
Al-Lehebi se refiere así a unos artículos de análisis que están estudiando las evicencias científicas de los casos publicados y que están poniendo en entredicho las ventajas del cigarrillo electrónico. «Teniendo en cuenta los riesgos potenciales para la salud de usar dispositivos que no están probados ni regulados, quienes busquen ayuda para dejar de fumar deberían considerar otras opciones ya consolidadas hasta que haya más investigación», ha explicado Al-Lehebi.
Por su parte el doctor Daniel Sullivan, de la facultad de Medicina de la Universidad de Alabama, señala que «mientras que las composiciones químicas y efectos negativos para la salud del humo de tabaco han sido bien estudiados, los cigarrillos electrónicos aún tienen que someterse al mismo nivel de escrutinio». El médico además ha explicado que al no existir una regulación específica, los componentes de los cigarrillos electrónicos, la composición de su contenido y la forma que tienen de vaporizarlo es distinta en muchos casos, por lo que no se puede saber los efectos que puedan tener sobre la salud.
Agentes cancerígenos
Concretamente, se ha encontrado en las unidades estudiadas varias sustancias susceptibles de ser agentes cancerígenos, como la acroeleína, acetaldehído o formaldehído. Incluso se daba la paradoja de que los niveles de este último componente eran similares a los que se pueden encontrar en un cigarrillo convencional.
«Nuestros resultados ponen de relieve que las propiedades esenciales de los cigarrillos electrónicos afectan a la producción de sustancias que se sabe que son tóxicas para la salud humana», ha explicado Sullivan.
Con estos resultados en la mano, en la Conferencia Internacional de la Sociedad Torácica Americana se está pidiendo la regulación de los componentes de los cigarrillos electrónicos así como un estudio claro sobre su eficacia a la hora de dejar de fumar.
Fuete: ABC.es

0 comentarios: