Labels

viernes, 11 de septiembre de 2015

El indudable efecto saludable de la música para el ser humano

Nada es tan reconfortante como escuchar esa música que nos encanta, que nos transporta, que nos aviva. La magia de ese sonido sensible, producto de la cultura; capaz de estimularnos de la mejor manera; apagar emociones negativas y hacer fluir lo mejor de cada ser humano.

Encomio a  música!. Un arte atractivo que gracias a sus efectos es hasta sanado. Agradable al oído.
Para el psiquiatra José Mieses Michel, pasado director de Salud Mental, del Ministerio de Salud Pública, la música  además, de producir deleite y estado placentero, también, organiza la energía psíquica: los pensamientos, las emociones, la memoria y la voluntad. Por lo que, a través de la música se expande la conciencia, se trasciende lo cotidiano y se encuentra o se reafirma muchas veces el sentido de la vida.
Qué maravilloso arte!.
El experto en conducta humana, enumera otros de los múltiples aportes de la música, entre ellos: contribuye al bienestar y propicia calidad de vida en las personas que logran escucharla con atención, y la disfrutan.
“De esa manera, la música es un recurso importante para lograr el óptimo estado de salud mental que deseamos”.
Al ser entrevistado, el facultativo aseguró que todas las civilizaciones difunden música en celebraciones de ceremonias y ritos religiosos. Recordó que los pueblos antiguos sonaban los cuernos sagrados para atraer los buenos espíritus.
En ese sentido,  afirmó que la música ha sido el vínculo con lo más sublime. Ejemplo de ello, lo tenemos en Los Salmos, que fueron escritos con música para cantarlos.San Agustín dijo: “quien canta ora dos veces”.
El médico aseveró, que desde la antigüedad se usó la música como instrumento terapéutico, citando el relato bíblico que muestra al Rey Saúl solicitando a David que le tocara el arpa para superar el estado depresivo que lo aquejaba.
Fueron los griegos quienes con más acierto ofrecieron los argumentos a favor de los efectos terapéuticos de la música. Platón afirmó que la música producía placer,  sedación y recomendaba su enseñanza a los niños,  porque el hecho de prestar atención a los ritmos hermosos y armoniosos, ordenaba la conciencia.
Pitágoras expresaba, que la música restauraba la armonía en las personas. Aristóteles afirmó que la música influía en el estado de ánimo y en el carácter.
Rolando Toro, 1924-2010, poeta, antropólogo y psicólogo chileno, creador de la biodanza, citado por el doctor Mieses, relató su experiencia con pacientes psicóticos de un hospital psiquiátrico que escucharon música suave de ritmo lento,  y se tornaron tranquilos pero al día siguiente se notó en ellos un aumento de los delirios y alucinaciones. En cambio, la música rítmica tipo samba,  produjo euforia y menguaron  los delirios y alucinaciones.
Música clásica versus urbana
Al encuestar de manera antojadiza a 10 jóvenes universitarios en edades comprendidas entre 20 y 24 años; cinco hombres y cinco mujeres, cuestionados acerca de los efectos que produce en ellos y ellas,  escuchar hip hop, rap, reggaetón y dembow, sus respuestas fueron las siguientes: el total concordó en que, las letras de algunas canciones pueden ser ofensivas, y de esa manera no aportan valores, por el contrario, pero refleja la realidad que vive la juventud; las carencias  educativas y de recursos económicos; antivalores, presión social, entre otras dificultades.
Martin De Paula y Juan Salvador Arias, concordaron en que el ritmo es contagioso, pero las letras dicen que la sociedad necesita ayuda, pues los mensajes transmitidos son negativos. Sin embargo, Isaura Alvarado, dijo que al escucharla baila y canta con mucho entusiasmo.
Rouill Emiliano, expresó que disfruta el  Hip Hop, porque le transmite energía; deseos de superación y las letras reflejan la realidad que él vive.   Concordó con Jeimy Matos, de 20 años, quien afirmó que el Reggaetón le da energía.
Francisca Figueroa de 23 años indicó que esos ritmos le transmiten pasión; mientras que, Luis Manuel Mateo, dijo sentir alegría, al escucharlos. Sien embargo, Fidel Silvestre, los escucha como pasatiempo.
Otros como Génesis Payano, dijeron que estos ritmos le entretienen y coincidió con  Bolívar De Oleo, en que la juventud, encontró en  la música urbana una fuente de energía para no entrar o salir de la delincuencia.
Pero la música que pondera el  doctor Mieses,  es otra: la llamada clásica; y nos habló de los efectos que indican los científicos, produce en los bebe, si escuchan por ejemplo las composiciones musicales  de Mozart,  desde el vientre de sus madres. Lo que les permitirá mejor aprendizaje y comprensión de las matemáticas, en años posteriores de su vida.
“Esto es llamado efecto Mozart, y aunque ha sido desmentido por otros investigadores. De todas maneras, sugerimos a las madres como una acción positiva que contribuye a fortalecer el vínculo madre-criatura, a tenerlo en cuenta”.
El facultativo explicó, que existe música para diferentes estados de ánimo y ocasiones. Como es bien sabido, para bailar, amenizar bodas, para acompañar féretros, para la guerra. Romántica; de protesta, religiosa y patriótica.
Escuchar música con fin sanador, requiere organización y por tanto disciplina. El médico enfatizó que es necesario, escucharla a la misma hora, en ambiente cómodo. Recomendó,  bajar la luz si es posible; evitar ruidos alrededor; sentarse en la misma silla o mecedora favorita, cada día, para lograr óptima concentración.
“Recuerde que escuchar precisa atención, mucha atención, y concentrarse en las sensaciones que generan la audición; captar el agrado de las melodías; abrirse al disfrute y  sentir las emociones alegres que llenan el cuerpo al compás de los acordes, es necesario”.
Mieses, citando a Thomas Moore, filósofo, teólogo y psicólogo, en su libro “El Cuidado del Alma” dijo “cuando escucha  los preludios y las fugas de Dimitri Shostakovich, piensa con más claridad y escribe con más entusiasmo”.
LAS ESCUELAS
Otras de las recomendaciones del director de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública de la República Dominicana, es la enseñanza de la música en las escuelas, con maestros expertos, arte que pueda desarrollarse  al mismo nivel de las matemáticas y no como asignatura secundaria. Esto contribuirá a que   aprendan a apreciarla y disfrutarla.
Aseguró que la música favorece el desarrollo del optimismo  en los adolescentes y la solidaridad entre ellos. Evita el aburrimiento que es caldo de comportamientos indeseados y agresivos. Por lo que, se le debe enseñar a tocar un instrumento musical. Y cuando se alcanza esa destreza, la autoestima y la personalidad se fortalecen.
Denunció  que otro tipo de música como rock; el llamado duro, está asociado con frecuencia al consumo de drogas, por lo que los padres y madres deben supervisar a las y los adolescentes en sus audiciones musicales.
Exhortó durante la grata entrevista, cuidar nuestra salud mental; regalándonos momentos de audición musical para despertar las emociones más gratas y placenteras; las  que surgen de la profundidad de nuestro ser; esas que favorecen  las relaciones entre los seres humanos. Las que nos hacen sentir hermanos, hermanas, vinculados de manera armónica con el universo.
Recomendó además, que nos brindemos un momento con Mozart, Bach, Vivaldi o con otros de su interés, para que podamos enriquecer los procesos sensoriales y  cognitivo. Eso nos ayudará a ser mejor persona y nos permitirá un vuelo hacia lo sublime; pletórico de paz espiritual.

0 comentarios: