Labels

lunes, 12 de octubre de 2015

Por qué tengo que tomar tantas pastillas?

Por qué tengo que tomar tantas pastillas? Por ELISCER GUZMAN
NUEVA YORK.- Una de las situaciones más comunes y desagradables para los pacientes que padecen de una o varias enfermedades es la dura realidad que tienen que tomar 4 y hasta 6 diferentes pastillas cada día.
Muchas razones existen para explicarlo desde el punto de vista médico aunque esto no lo hace más fácil para el paciente.

Pongamos por ejemplo el caso de un paciente diabético. Más del 70% de los diabéticos son hipertensos. Igual número de ellos tienen problemas de colesterol o lípidos en sangre. Muchos de ellos tienen problemas de la circulación arterial y tienen que tomar aspirina.
Si son obesos y tienen obesidad abdominal, que constituye el 70-80% de los casos, pueden roncar en la noche y padecer de apnea de sueño. Se van a sentir somnolientos y fatigados en el día y requerirán una maquina o mascara para dormir y evitar las consecuencias peligrosísimas de esta apnea.
Ya estamos hablando de 1 o 2 medicinas para la diabetes, otra para el colesterol; una tercera para la presión, una aspirina en muchas pero no en todas las ocasiones.
A esto hay que añadirle el cambio en el estilo de vida esencial en los diabéticos y en los no diabéticos: comer una pequeña cantidad y ser selectivos con el tipo de alimentos que consumimos y finalmente y tan importante, el hacer 30 minutos de ejercicios todos los días de la semanas; por lo menos 3 días.
Y como si esto fuera poco frecuentemente con Diabetes, presión alta y colesterol elevado viene la disfunción o impotencia sexual que puede ir desde carencia de deseo hasta incapacidad de tener una erección de calidad. Otra pastillita para hacerlo feliz.
No solo a él si no su mujer. Cuantas pastillas van? Yo perdí la cuenta. La única buena noticia es que estudios recientes demuestran que si mantenemos un nivel de azúcar alrededor de 100 mgrs (hemoglobina a1c alrededor de 7), colesterol malo menos de 100 e idealmente menos de 70, triglicéridos menos de 150 y una presión arterial igual o menos de 140/90 podríamos disminuir la mortalidad cardiovascular en cerca del 50% como lo demuestra un estudio muy famoso llamado Bari-2D.
Lamentablemente solo un 7% de los diabéticos consiguió el control perfecto de estos múltiples factores que aumentan nuestro riesgo de mortalidad pero aquellos que lo lograron consiguieron el beneficio de la salud y una mejor calidad de vida. Así es que pa’ lante y sacrifiquemos porque el resultado al final valdrá la pena. Que mejor que el regalo de la vida?


0 comentarios: