Labels

lunes, 5 de octubre de 2015

Presión social en adolescentes

Presión social en adolescentesPor KATIUSKA SUAREZ DE VARELA
Los jóvenes de esta generación tienen un enemigo silente pero que poco a poco se los ha ido comiendo. La presión social. Ciertamente no es algo nuevo, ya que desde siempre ha existido. Pero, en la medida en que avanzamos hacia una sociedad de consumismo, de competencia, más se incrementa esta presión en nuestros jóvenes.

Quien tiene el teléfono celular de última generación, los tenis más caros del mercado, el último modelo de juego electrónico, ropa, mochilas y zapatos que estén al último grito de la moda, esos son los chicos y chicas populares y aceptados en los grupos sociales a los cuales pertenecen nuestros hijos.
Quien se tome un traguito de alcohol, o fume un cigarrillo. Quien tenga relaciones sexuales, baile mas pegado o utilice algún estimulante del animo….Ellos son los socialmente aceptados y son los chicos “IN”.
Pero lo mas grave de esto, es que son nuestros hijos aquellos que forman parte de todo esto. Son ellos mismo los que discriminan o sienten dicha presión. Entonces definitivamente nosotros los padres debemos de revisarnos. ¿Qué estamos modelando con nuestro ejemplo? ¿Sobre qué bases estamos educando a nuestros hijos?.
Revisar cual es el nivel de prioridades y cual es el legado y enseñanza que queremos dejar a nuestros hijos. Los teneres? o valores y herramientas para vivir de manera correcta?
Cuando traemos al mundo un ser humano, nuestro hijo, es un regalo hermoso que recibimos y nuestra responsabilidad es de cuidarlo, dándole lo mejor que podamos darle en cuanto a sus necesidades básicas; alimentos, educación, salud, vestimenta, pero siempre sobre la base de un sistema de valores que le ayuden a convivir de forma adecuada en la sociedad a la que pertenece.
Darlo todo malcría a nuestros hijos. Le resta el verdadero valor de las cosas. No permite que nuestros hijos valoren el esfuerzo que requiere adquirir o recibir las cosas. Lejos de querer decir a los padres como educar a sus hijos, me gustaría mas bien hacer un llamado a detenernos y pensar cual es el norte de la educación que le doy a mis hijos. 
Esta orientada al consumismo? o al valor de las cosas materiales? lo estoy llevando a vivir en el juego de la presión social en el medio en el que se desenvuelve? o mi educación va orientada al respeto, la honestidad, la responsabilidad, el valor de las cosas, al amor y temor de Dios, hacia donde va dirigida mi educación?
Darles a nuestros hijos las herramientas que necesitan para llevar una vida buena, honesta y feliz. Herramientas que son poder; como el amor, el respeto, la tolerancia, la sabiduría, el discernimiento, buena autoestima, la honestidad, la honradez, el desapego, humildad.
Es tiempo de encontrar el equilibrio entre las largas horas de trabajo y el tiempo de calidad con nuestros hijos. Tiempo de conversar, dialogar sobre sus preocupaciones y dudas. Sobre lo que viven en su día a día en su colegio, universidad, clases vespertinas. Conocer a nuestros hijos y el mundo en el que viven.
Cuando en el hogar nuestros hijos no crecen entre límites claros, cuando no aprenden a valorar lo que tienen y le damos, cuando carecen de la presencia física y emocional de nosotros los padres, se convierten en victimas potenciales de la presión social.
La unión familiar. La compenetración entre todos los miembros que forman la familia, es, ha sido, y será siempre el arma más fuerte y poderosa para los seres humanos enfrentarse sanamente a su convivencia con sus iguales.
Padres, amar es cuidar, así de simple, así de profundo. 
LA AUTORA es sicóloga. Reside en Santo Domingo.


0 comentarios: