Labels

jueves, 19 de noviembre de 2015

Vegetarianismo: los pros y los contras


 (semisquare-x3)
María Suárez coloca un sartén  en una pequeña hornilla y prepara un manjar  no   típico para el paladar boricua.

Vierte  “Buddah meat” o el “seitan”, un alimento parecido a la carne que se elabora con harina de gluten, hojas de   un vegetal parecido a la lechuga llamado “kale”,   arroz integral,  pimientos rojos, cebollas.  Entre vuelta y vuelta  y  un poco de fuego, Suárez, de 56 años, confecciona un  plato vegetariano.
Hace más de 20 años,  esta “chef”  dejó a un lado el consumo de   carnes   para dar paso al vegetarianismo, un estilo de alimentación que, según nutricionistas y estudios científicos,  genera múltiples  beneficios para la salud. “Cuando mi mamá murió de cáncer comencé a leer sobre las  religiones asiáticas y entré   en la disciplina de la meditación, y me hacía violencia al intelecto  comer carne  porque uno de los conceptos es hacer la no violencia a ningún ser viviente. Eso me trabajó intelectualmente”, relató ella cuyos manjares integran  plantas, verduras, frutas, granos, semillas, nueces y otros  alimentos naturales.
Expuso que gracias a su  rutina culinaria   ella es  saludable. “Tengo todos mis órganos, mis dientes. No tengo enfermedades”,  dijo.
Ventajas
Una dieta vegetariana bien planificada puede ayudar a reducir la obesidad, el riesgo de cardiopatía,  bajar  la presión arterial, y disminuye el riesgo de diabetes tipo 2, ya que,  por  lo regular, se consume menos calorías, menos grasas saturadas, más fibra,  potasio y vitamina C.
“De acuerdo a las autoridades en nutrición como la Academy of Nutrition and Dietetics, una dieta vegetariana puede ser muy saludable, pero requiere de una supervisión mayor porque no se trata simplemente de abandonar el consumo de carnes sino  aprender a alimentarnos correctamente excluyendo las fuentes de proteína animal”, dijo la nutricionista Vilma Calderón, autora del artículo “El vegetarianismo” publicado en el 2014.
Se estima que en el mundo  hay   375 millones de vegetarianos, según el reporte “Atlas de la carne” (Meat Atlas) de la organización mundial ambiental Amigos de la Tierra. 
En Puerto Rico no hay estadísticas,  pero se estima que no son muchos. No obstante,  Betzaida García, dietista administrativa del Hospital Bella Vista en Mayagüez. aseguró que    la dieta vegetariana está generando mayor   interés por sus beneficios.
Dentro del vegetarianismo  hay varias clasificaciones: “vegana” o vegetarianismo puro,  el ovo-vegetariano, y el lacto-ovo-vegetariano. El “vegano” come cereales, legumbres, vegetales, frutas y semillas  excluyendo todo tipo de carne,  huevos, leche de vaca y  los derivados de los animales. 
El  ovo-vegetariano incluye el huevo y excluye tipo de carnes, mientras que el lacto-ovo-vegetariano incluye en su dieta el huevo, la leche de vaca y sus derivados. Tampoco consume carnes,  mariscos ni pescados.
La dieta vegetariana, según Calderón, también se  relaciona con una incidencia menor de  cáncer de colon y de senos, y menos problemas cardiovasculares porque muchos excluyen el consumo de la  proteína animal, particularmente  la carne de res, que   aumenta el riesgo de cáncer de colon, de próstata y páncreas. 
Las  dietas altas en proteínas también tienen la desventaja de aumentar la eliminación de calcio a través de la orina generando el riesgo de cálculos renales  y la osteoporosis. En cambio, las  dietas bajas en  proteínas elevan  la acumulación de calcio en los huesos.
La  Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard publicó un estudio según  el que    los vegetarianos tienen un 25% menos de probabilidad de morir de un ataque al corazón pues  consumir granos altos en fibra y legumbres ayuda a   estabilizar  los niveles de azúcar en la sangre.
Los contras
Sin embargo, no todo es color de rosa en el vegetarianismo. Una dieta no    balanceada,  advirtió  García, provoca   carencias de  nutrientes como la vitamina D, vitamina B12, ácidos grasos Omega- 3, calcio, hierro y el zinc. De hecho, la    nutricionista Millie García  no la   recomienda para los niños pues necesitan grasas y proteínas para su crecimiento.  
Otra  inquietud mayor  es  el consumo de las proteínas que, según Calderón,   son necesarias para la formación y mantenimientos de tejidos en el cuerpo.  Esas fuentes de proteínas se encuentran precisamente  en  las carnes rojas y blancas,  pescados, la carne de soya, el tofú, la quinoa, el huevo, la leche, el queso y el yogurt.    
“La preocupación mayor sobre cómo obtener la proteína completa ocurre en los vegetarianos estrictos, ya que  los ovo-vegetarianos y los lacto-ovo-vegetarianos pueden conseguir  los aminoácidos esenciales en el huevo y la leche de vaca” , dijo ella, al destacar que si  una persona opta  por una dieta vegetariana debe estar atenta a  las combinaciones de alimentos para obtener un  balance nutricional”, puntualizó.

0 comentarios: