Labels

jueves, 31 de diciembre de 2015

EL USO DE PASTILLAS DE DINITROFENOL PARA PERDER PESO PUEDE SER MORTAL

Con el comercio internacional vía internet ha sido posible que se compren y vendan muchos productos de buena calidad, pero también se ha facilitado que una gran cantidad de personas compren porquerías y en el peor de los casos, fármacos muy peligrosos.

Con la fiebre de reducir peso de manera fácil las personas son engañadas con dietas “milagrosas”, productos “maravillosos” y grandes “panaceas”. Todo endosado por métodos que no se sustentan en la evaluación de un nutriólogo clínico y que están condenados al fracaso, no sin antes acabar con las finanzas de los usuarios de estos procedimientos.
Impulsados por esa madeja de engaños, en los últimos años han sido envueltos en las redes del mercadeo inescrupuloso, la publicidad engañosa y las sofisticadas técnicas de los mensajes subliminales, muchos seres humanos han perdido su vida en el mundo al comprar un fármaco llamado dinitrofenol (DNP), que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha causado numerosas enfermedades graves y fallecimientos en varios países durante los últimos tres años.
De acuerdo a una publicación reciente de la BBC, se trata de una sustancia prohibida por la FDA de los Estados Unidos de Norteamérica desde el año 1938, que la catalogó como no apta para el consumo humano.  Como ha pasado con otros productos, el dinitrofenol, ha sido sacado del olvido por comerciantes, aprovechando las brechas que brinda el mercadeo a través de las redes globales.
Un informe del Servicio de Información Nacional de Venenos (National Poisons Information Service) del Reino Unido, reporta en el 2015 unos 30 casos de intoxicación, produciendo la muerte a varios de los afectados.
El Dinitrofenol se está promoviendo a los ciberclientes como un quemador de grasa, la gente lo pide por internet y consume sin ninguna evaluación previa de un profesional competente en esta área de la salud, que de seguro no va a prescribirlo después de establecer la relación entre el riesgo y el beneficio proporcionado por su uso.
La mejor recomendación es que las personas interesadas en perder peso y lo necesiten vayan a hacerse una evaluación donde el nutriólogo clínico para que éste decida, junto a ellas, el método y metodología para lograr la meta propuesta.  Así no se someten a riesgos que podrían conllevar a la frustración y hasta a la muerte en muchos casos.


0 comentarios: