Labels

viernes, 4 de diciembre de 2015

Prostituyen perras Pit Bull en Puerto Rico; animales son usadas como juguetes sexuales

NUEVA YORK._ Docenas de perras Pit Bull están siendo prostituidas en Puerto Rico y siendo usadas por depravados adictos al sexo denominado bestialismo, especialmente extranjeros, quienes pagan considerables sumas de dólares para pasar una noche con las perras.

Investigadores federales están tras las pistas de los traficantes que se dedican al negocio y la información fue publicada por el periódico Diario Metro, que circula en el área metropolitana de la isla caribeña.
También fue confirmada por el sicólogo canino Joeciel Cristóbal y la activista Silvia Bedrodian, de una organización  en defensa de los animales.
Los federales comenzaron las indagatorias después de recibir informaciones anónimas sobre el negocio.
"La querella nos llega porque habían muchas perras que estaban bien maltratadas y laceradas en el área genital. Nos dimos cuenta que una vez que usaban esas perras dos y tres veces, muchas morían por el maltrato y otras se sustituían y siempre se buscaba que más o menos fuese similar a la misma, mismo color y misma raza", dijo en una entrevista con el canal WAPA TV Vivian Godoy, vicepresidenta de la Organización Contra Crueldad Animal  (OICA).
La activista asegura que los clientes eran contactados por Internet y teléfono, para acordar las citas.
Los traficantes  cobran $500 dólares por noche con una de las perras y si era fin de semana “1.500.
"La mayoría de los clientes son extranjeros", añadió Godoy.
Los federales tomaron jurisdicción tras enterarse que había menores involucrados en la casa usada para el negocio.
Los sospechosos podrían ser acusados de bestialismo y maltrato de animales, un delito que en Puerto Rico se penaliza con cárcel y multas para los convictos.
 LOS ESPECIALISTAS
El sicólogo canino dijo que había escuchado antes de la práctica de tener relaciones sexuales con animales y que muchas personas se involucran en el mismo.
“Las personas que rescatan animales y están de lleno en esto, se asombran de barbaries como estas”, añadió Cristóbal.
“Es bien triste, porque los animales están siendo abusados y forzados a eso, y terminan con traumas que nosotros después tenemos que trabajar con ellos”, explicó el sicólogo.
La activista dijo que en Puerto Rico también hay quienes van a tiendas a cambiar perros y otras mascotas por celulares y otros artículos.
“Cuando ve esto, ya no me sorprende y aunque la situación es muy grave, no me asombra. Lo siento, pero es así”, agregó ella.
El sicólogo dijo que su trabajo es bregar con la sicología animal, porque la vida de un perro es similar a un niño en la edad de entre 3 a 7 años.


0 comentarios: