Labels

sábado, 27 de febrero de 2016

AZUA PROTAGONISTA DE LA INDEPENDENCIA "CONSERVA EN SUS ENTRAÑAS SANGRE Y HONOR"

foto del perfil de Mirla Maria PérezPor Mirla María Pérez
Lograr la independencia Nacional,  después de veintidós años del yugo y la tiranía Haitiana no fue fácil, fue el producto de la aguerrida  voz de mortales dominicanos,  que de tres en tres,  formaron un batallón, con la determinación de construir una patria libre, soberana e independiente, haciéndose inmortales en el tiempo.


Hombres y Mujeres Dominicanos,  vistieron su armadura trinitaria, sumándose osadamente,   prepararon sus tropas,  con piedras, machetes, picos y otras  armas, entregándose a la lucha, pagando el alto precio de derramar su sangre y sangre de sus hijos, dando el alma por la causa.

En Azua, se afirmó la fiesta tricolor, pues de las  13 batallas libradas para construir y mantener la soberanía nacional,  6 se gestaron  en su suelo, a piedra, sangre y fuego, hombres y mujeres, hicieron suyo el propósito, sellando para siempre con su liquido rojo carmesí, la estela  de dolor y martirio que hacía agonizar las entrañas del oriente de la isla. 

 Entonces hoy 27 de febrero 2016, estamos los azuanos y azuanas de fiesta en grande,  pues protagonizamos y ganamos por los mil ochocientos, la primera batalla naval en “Tortuguero”, La  “Batalla del 19 de marzo”, “Batalla El Memiso”, “ Batalla Las Hicoteas”,  “Batalla del Número” y  “Batalla de Las Carreras”, sin dejar de celebrar los combates que se libraron en: San Juan, Elías piña, Santiago, Santo Domingo y Puerto Plata, los cuales de igual forma aportaron a la gesta común.

Sabiendo esto, se hace imposible  dejar sin plasmar y resaltar algunos acontecimientos importantes de las hazanas proindependencia, acaecidas en  mi amada Capital del Sol,  Azua, después de la proesa del 27 de febrero de 1844, vale la pena describir La Batalla de las Hicoteas,  como uno de los primeros combates militares para mantener la libertad, la cual se sucitó el 18 de marzo de ese mismo año,  en Las Hicoteas (o La Hicotea), al este de la Sierra Martín García, dando paso a la gloriosa Batalla del 19 de marzo.

Entonces   La Batalla de Azua, escenificada el 19 de marzo de 1844, se enmarca dentro de las primeras  y más importantes cruzadas en defensa de la independencia dominicana, en la cual la potencia de 2,200 tropas dominicanas, dirigidas por el general Pedro Santana, derrotaron la fuerza de 10,000 soldados del ejército haitiano encabezado por el general Souffrand.

Siguiendo esa línea, la historia nos permite apreciar "La Batalla El Memiso”, gestada en El Memiso, Azua, el 13 de abril del 1844, comandada por el general Antonio Duvergé, quien con sus tropas derrotó al ejército haitiano,  encabezado por el coronel Pierre Paul.

Tierra y Agua del sur, fueron testigos silentes de la “Batalla de Tortuguero”, primera batalla naval de la Guerra por la Independencia Dominicana, que se produjo el 15 de abril de 1844,  en el Puerto Tortuguero, Azua,  aquí la fuerza de 3 goletas dominicanas dirigidas por el comandante Juan Bautista Cambiaso, derrotaron 3 buques de la armada haitiana, determinando así  la supremacía naval de la República Dominicana. 

Seguía la lucha y los haitianos buscaban una brecha que les permitiera mantener su estigma de terror y opresión, entonces resistidos nuestros patriotras, se encamiron prestos surgiendo  "La Batalla El Número",  un embate importante durante los años posteriores a la independencia dominicana, que se desarrolló, el 17 de abril de 1849. Las tropas dominicanas, dirigida por el general Antonio Duvergé,  derrotaron  un batallón el ejército Haitiano dirigido por el general Jean Francois Jeannot.

 Los haitianos no se resistían, no querían salir de la isla, pero los hombre del Sur especialmente de Azua  y toda la geografía, se mantenían vigilantes, entonces surgieron acontesimientos propicios para entablar   “La Batalla de Las Carreras”  una de las grandes batallas durante los años posteriores a la Guerra de la Independencia que se efectuó, el  21 de abril de 1849, en Azua, cerca de Baní, provincia Peravia. El ejército haitiano superaba en número al dominicano y estaba encabezado por el emperador Faustin Soulouque, aun con esto el coraje dominicano prevalecio, las tropas dirigida por el general Pedro Santana lograron derrotar al enemigo. 

La lucha continuó y apesar de  no contar con altas tecnologías y ni recursos,  estos próceres  tenían una llama encendida en sus corazones,  un espíritu de guerra que ardía como leña.  Entonces  acontecimientos en toda la isla al tiempo de  los descritos se sucitaron,  tal es el caso de la “Batalla del 30 de marzo” en Santiago,” La Batalla de Cachimán” y la "Batatalla de la Estrelleta”  en Elías Piña, la “Batalla de Santomé” en San Juan, “Batalla Fuente Rodeo” en Bahoruco,  “Batalla de Beller” en Dajabón, fueron episodios que hicieron posible el desenlace feliz.

Desenlace, que quedó  sellado con la  “Batalla de Sabana Larga” en Dajabón y  la “Batalla Jácuba”, cerca de  Puerto Plata, estos dos últimos y decisivos encuentros armados pusieron fin a casi 12 años de conflictos después de la independencia dominicana.

Entonces, Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez, Ramón Matías Mella, Jacinto de la Concha, Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandrino Pina, Félix María Ruiz, José María Sierra, Felipe Alfau, Juan Nepomuceno Ravelo, Benito González,  Nicolás  Mañón, Antonio Duvergé, Juan Bautista Cambiaso, Felipe Alfau, Francisco Pimentel, Jose Maria Imbert,  José Joaquín Puello,  Bernardino Pérez y Valentín Alcántara, Manuel de Regla Mota, Fernando Tavera, Francisco Antonio Salcedo, Pedro Santana y otros tantos son héroes que no debemos dejar morir en nuestras memorias y en nuestra conciencia, pues hicieron suyo el compromiso con coraje de arrebatarle a los invasores los que no les pertenecía para entregarlo a nuevas generaciones.

Inmortalizados en la Historia, estos  héroes  honorables dieron su vida para lograr la independencia, contruyendo con sus ideales la dominicanidad.