Labels

jueves, 18 de febrero de 2016

HISTORIA DE EL DÍA DEL ESTUDIANTE

Corría el año 1939. La bota del invasor nazi pisoteaba la libertad del pueblo checoslovaco, como lo haría sucesivamente con varias naciones europeas.
El 17 de noviembre de ese año, un grupo de jóvenes checoslovacos, decididos a liberar a su tierra natal del yugo hitleriano, protagonizaron una heroica resistencia en las calles de Praga, la capital de ese país.

Y por eso, en memoria de su valiente gesto, el Consejo Estudiantil Internacional —que más tarde se convirtió en la Unión Internacional de Estudiantes (UIE)— declaró esa fecha como Día Internacional del Estudiante, efeméride que se celebra en más de 114 naciones.
Nuestros estudiantes, como lo hicieron los praguenses en 1939, también han luchado valientemente contra las injusticias a lo largo de nuestra historia. Ahora tu trinchera es otra: el aula, y tus armas, tus libros. Un viejo adagio dice que el saber no ocupa lugar. A ello podríamos agregar: y te convertirá en una persona mejor cada día a lo largo de toda tu vida.
El Día del Estudiante es celebrado en todo el mundo en fechas diferentes, sin embargo, en casi todos los países la conmemoración de esta fecha coincide con la llegada de la primavera, un simbolismo muy interesante porque con los estudiantes reverdece la esperanza de que tendremos un país mejor, ese que todos y todas merecemos.
El 18 de febrero, se celebra en nuestro país el Día del Estudiante, contemplado en la Ley # 108 del año 1967.
Esta celebración se enmarca en los lineamentos del enfoque curricular que promueve el desarrollo de los talentos, la convivencia pacífica y armónica de los estudiantes con su entorno.

Además, con la celebración, se busca promover los valores afectivos, éticos, cívicos y patrióticos en jóvenes de diversas edades.
Estudiar para ti no debe ser fijar datos momentáneamente para aprobar un examen o responder una pregunta del profesor. Se trata de que lo que aprendas en el aula, lo que tus maestros te enseñen y orienten, se convierta en algo que puedas aplicar a lo largo de tu vida.
¿No es cierto que experimentas una sensación agradable cuando un profesor hace referencia a una materia o concepto que ya has estudiado anteriormente, y que por tanto te resulta familiar? ¿No es reconfortante, al ver una película sobre un tema determinado, o visitar un museo, o simplemente conversar con tus compañeros u otras personas, comprobar que puedes comprender mejor lo que ves o escuchas, y hasta aportar lo que sabes?
Ser estudiante implica alegría, esperanza, renovación y la certeza de que todo puede ser mejor en el futuro, porque en ustedes están puestas las expectativas del país y una mejor familia que siempre se mantenga unida para poder impulsar la nación.
Don Bosco, promotor de la construcción de obras educativas al servicio de la juventud más necesitada, especialmente en Europa y América Latina, puso toda su esperanza en la juventud estudiosa y no fue defraudado. 
Deben ustedes los estudiantes estar conscientes de que son el relevo de padres y madres de esta generación, y que en su momento se depositará toda la confianza en sus manos, pero depende de las actuaciones y de la forma en que ustedes enfrenten cada situación que les presente.  

El compromiso que ustedes tienen en sus manos es muy grande si se ve como un todo, pero si lo descomponen en partes pueden ir enfrentado cada obstáculo de ese camino largo que los llevará al éxito profesional.



















0 comentarios: