Labels

viernes, 22 de julio de 2016

LA DELINCUENCIA: MODA O DEBILIDAD


Yomaira Guzmán
El flagelo de la criminalidad es una realidad en República Dominicana, ocupando todos los titulares y periódicos escritos y digitales  del país, en estos momentos se ha convertido en una epidemia que las autoridades no pueden controlar, creando en la población un temor generalizado, donde el miedo, la inseguridad y la desconfianza son parte de la cotidianidad.


Pero las cifras no son alentadoras según un informe realizado por el Programa de las Naciones Unidad para el Desarrollo (PNUD), en el que participaron 18 países, la percepción de inseguridad de la población en el país es la más alta de la región donde un 64.8 por ciento, percibe un deterioro en la seguridad ciudadana.
La criminalidad está estrechamente relacionada con la exclusión social, el desempleo alcanza una taza de 14.2 por ciento en la población general, mientras que en los jóvenes es de 30 por ciento, es decir, en República Dominicana hay más de 600 mil jóvenes que no tienen empleo, siendo más vulnerables a involucrarse  en actos delictivos, ya que no consiguen alcanzar posiciones económicas adecuadas, lo hacen por medios alternos que lo llevan a delinquir, como consecuencia el 80 por ciento de las personas que apresan o matan se encuentran entre edades de 19-25 años.
Como resultado del miedo que siente la gente al salir de sus hogares, se han  visto obligado a cambiar algunos hábitos, no salen de sus casa en altas horas de la noche,  al menos que sea obligatorio, evitan frecuentar algunos lugares, prefieren salir acompañado  para evitar ser víctimas de los antisociales.
Es necesario que el gobierno ejecute estrategias y aplique el castigo que merece cada acción delincuencial, ya que la posición de las autoridades debe ser firme y contundente para mitigar este mal.

La autora es estudiante de término de comunicación social mención periodismo.