Labels

sábado, 10 de septiembre de 2016

Cómo superar tu miedo a emprender


Por Edith Gómez
“Soy joven y no tengo mucha experiencia”, “no tengo dinero para montar un negocio” o “hay demasiada competencia en mi sector”, son preocupaciones comunes que pasan por nuestra cabeza cuando estamos a punto de lanzarnos a la aventura emprendedora.
No te sientas un bicho raro por pensar todo esto porque yo también lo he sentido. Tener miedo es normal y a veces incluso te aporta cosas buenas.

Cuando fracasé hace tiempo, me resultó muy difícil volver a intentarlo. El miedo me paralizó por todo lo que había sufrido.
Pero decidí no rendirme y seguir luchando por lo que creía. Ahora, echando la mente atrás, veo como esos miedos me ayudaron a seguir adelante y a creer de verdad en mí misma.
¿Cuál es tu mayor problema que te impide emprender?
Los tres mayores miedos de las personas son: dinero, tiempo y miedo a lo desconocido.
1.      Si no tienes un buen colchón económico para sobrevivir al menos un año, te aconsejo que te pares a pensarlo y no cometas una locura.

Dependiendo del tipo de negocio que quieras montar, necesitarás más o menos capital, eso está claro.
Así que como el dinero es un obstáculo para la mayoría, ¿por qué no montas un negocio online? No necesitarás ahorrar mucho dinero, ya que no tendrás que pagar alquiler de oficina, inmobiliario, ni contratar a nadie por el momento, hasta que tu negocio no empiece a  crecer.
2.      En cuanto al tiempo, hay 24 horas en un día, ni más ni menos. Esfuérzate en aprovecharlas al máximo y ser productivos en tus horas de trabajo.
Si sale bien, eso te llevarás. Si sale mal, no pienses que has malgastado tu tiempo, quédate con lo aprendido por el camino.
3.      Por último, miedo a lo desconocido. Nos acostumbramos y nos sentimos bien en nuestra zona de confort, pero cuando se presentan nuevas oportunidades, nos da miedo a que salga mal y a no poder volver al punto en el que nos encontrábamos.
4 pasos para superar el miedo a emprender
1.      No te compares
Las comparaciones son odiosas y no nos hacen ningún bien.
Una cosa es compararte con aquellos profesionales que han triunfado y deprimirte porque te crees inferior a ellos; y otra bien distinta es fijarte en aquellos emprendedores que han triunfado y de los que puedes aprender un montón de cosas.
Cuando empiezas, ves que hay en el mercado profesionales con más experiencia que tú y eso te genera dudas y te desmotiva.
Pero, piensa que no puedes pretender competir en el mismo campo por el momento. Primero debes aprender, prepararte y dar lo mejor de ti mismo para alcanzar ese nivel donde se encuentran los más exitosos.
2.      No te pongas excusas
Puedes que seas joven, que no tengas mucha experiencia, te falten conocimientos, ¡pero no te pongas excusas!
Sientes que es tu momento y tienes que intentarlo. ¿Cómo crees que empezaron los grandes emprendedores en sus inicios?
Si no sabes algo, ahí estará Google para resolverte tus dudas. Encontrarás miles de contenidos de valor, tutoriales en texto y vídeo, cursos gratuitos y otros de pago que te ayudarán a formarte.
Claro que te falta experiencia, acabas de terminar tus estudios y aún no te ha dado nadie la oportunidad de trabajar.
Por tanto no hay excusas que valgan para decir que no puedes emprender.
3.      Acepta las críticas y aprende a vivir con ellas
Es estadísticamente imposible que gustes a todo el mundo. Siempre habrá alguien que critique lo que hagas.
¿Cómo digerirlo? Es normal que si son personas cercanas a ti te duela un poco más. Pero, piensa que es tu vida y que los demás no pueden decidir por ti. Aprende a aceptar las críticas y a seguir luchando por lo que crees.
Podemos recibir muchos comentarios positivosy con que solo recibamos uno negativo, vamos a estar pensando en este último porque la mente humana es así. No dejes que un solo pensamiento negativo te haga dudar de ti mismo.
4.      Cree en ti
Todos tus miedos desaparecerán en el momento en el que creas en ti mismo.
Cuando pienses que no vas a poder, recuerda toda esa gente que sí ha podido. ¿Y por qué tú no vas a conseguirlo?
Uno de los mayores motivos por los que las personas no emprenden, a parte de una cuestión económica, es la falta de confianza en uno mismo.
¿Vas a ser como ese grupo de personas que no tiene valor a intentarlo? Lo peor no es eso, sino pensar toda tu vida qué hubiera pasado y cómo hubiera cambiado tu vida si hubieras dado el paso.
Pon de tu parte y no esperes que las cosas te vengan solas. Tú y solo tú tienes que salir fuera, aprovechar las oportunidades que te surjan y verás como la suerte estará de tu parte.
La autora  es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.
Twitter: @edigomben