Labels

jueves, 15 de septiembre de 2016

La degradación del liderazgo político

Recuerdo aún que, en la etapa de mi adolescencia media, al mismo tiempo que estudiaba y jugaba baloncesto en el equipo de mi colegio, también ejercía una actividad que me agradaba mucho y era la de leer, sobre todo, temas políticos, los acontecimientos que generaban en el mundo la política y el rol de sus principales protagonistas que hacían la historia del presente para forjar en futuro de los pueblos.

Ello fue la génesis que dio forma a mi pasión por la observación de la conducta y el rol de los líderes políticos que diseñaban el curso de la historia, hayan sido estas beneficiosas  para la humanidad o en su defecto, perniciosas  e inútiles.
De esa manera, se conceptualizaron mis criterios políticos e ideológicos, los cuales, hasta el día de hoy, han moldeado la manera en que enfoco las actuaciones de los dirigentes políticos que aspiran a conducir el destino de los demás, concentrándome no en lo que dicen o prometen, sino en lo que hacen realmente.
Líderes y hechos históricos
En la medida que más profundizaba en mis lecturas, tanto con los hechos que sucedieron, los que acontecían y sus actores principales, sus nombres se fueron familiarizando en mi mente y,  aunque  en muchos de los casos no me identificaba con sus ideales políticos, eso no restaba méritos a sus logros que ya se registraban en la historia, sean estos positivos o no.
Bajo ese tenor, siempre estaba inmerso leyendo sobre sucesos históricos que captaron mi total atención. Fue así que leía sobre la Crisis de los Misiles Cubanos de octubre de 1962; La Primavera de Praga con Alexander Dubcek a la cabeza que se rebeló  en contra del autoritarismo ruso; El informe de La Comisión Warren sobre el asesinato de Jhon Fitzgerald Kennedy; Invasión de Bahía de Cochinos; la Caída del Muro de Berlín y La Perestroika y  El Glásnost implementados por Mijaíl Serguéyevich Gorbachov que dio al traste con la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).
Como olvidar la lectura de aquel famoso “Zapatazo en la ONU” del Premie ruso Nikita Serguéievich Jruschov Jrushchova en el 1960 que se convirtió en un precedente inédito en el organismo? Ni hablar de Vladimir IIyich Ulganov, el líder de la Revolución Bolchevique que llevó a la praxis las teorías de Marx y Engels y que dio al traste con la dinastía Romanov en Rusia.
Tampoco puedo olvidar aquella lectura de la historia de Josip Brozovic Javersk, mejor conocido como EL Mariscal “Tito”, que en vida mantuvo unificada a la gran Yugoslavia y que, tras su muerte, vino la debacle de ese país, al desintegrarse en siete naciones y ocasionando un conflicto de gran envergadura y ciento de miles de muertes y pérdidas multimillonarias.
De igual manera, a mi corta edad y a medida que iba creciendo, leía sobre sobre la vida y su papel político en el mundo de figuras como Gamal Abdel Nasser, Moshé Dayán, Sir Winston Leonard Spencer Churchill, Jhon F. Kennedy, Ronald Wilson Reagan, Thomas Isidor Noel Sankara, Mohandas Karamchand Ghandi, Nelson Rolihlahla Mandela Fanny,  Lev Davídovich Bronstein (León Trotski),  y muchos otros más que no por mencionar sus nombres su labor política fue de menor valía.
Fueron figuras carismáticas, con un fuerte liderazgo  y cuyas posturas, acciones y luchas, se enmarcaron en ideales, filosofía política, convencimiento ideológico, criterios revolucionarios, planteamientos políticos, alternativas en busca de lo mejor para la  sociedad, etc. Eso  fue parte de una época en donde las lides políticas alcanzaron -a mi humilde entender- el clímax de la confrontación política e ideológica a nivel mundial y estas figuras descollaban defendiendo lo que ellos entendía justo y correcto.
Liderazgo adocenado
   Qué entendemos por liderazgo ?  Sencillamente, es la máxima figura que conduce o guía a un partido político, a un grupo social o de otra colectividad con sobradas cualidades de personalidad, arraigado carisma y mucha capacidad que les permiten la conducción y el control de otros individuos. Es alguien digno a imitar y a seguir. Es aquel que tiene el don de persuadir a los demás no por los detalles exteriores, sino  lo excelso de su espíritu y la fortaleza interior que lleva.
Dicho esto, tengo que aceptar que hoy, los que vemos el desarrollo del liderazgo político actual, tenemos que llegar a la conclusión de que hay una profunda crisis de ellos y una carencia absoluta. Ya no hay líderes, sino vividores y aprovechadores de las oportunidades que ofrece ejercer la política de manera perversa, con fines oscuros y de pasar rápidamente de la pobreza social y económica a la riqueza y la escala social.
Si hay una región que ha sido afectada y lo sigue siendo aún más en estos tiempos, son las naciones que conforman el llamado “Tercer Mundo”. Aquí germinan como la portulaca oleracea, estas escorias humanas que, tan pronto suben a disfrutar de las mieles del poder, se olvidan de sus compromisos, la honestidad, el decoro y la decencia, dando riendas sueltas a sus bajos instintos,  a sus frustraciones y resentimientos sociales que por tiempo ocultaron.
La inopia cultural es su sello más distintivo, la vulgaridad de sus elocuciones y su comportamiento tosco en su proceder, es típico en cada uno de ellos y más que líderes administradores del Estado, se comportan como verdadero payasos. Aparte de eso, se están dando situaciones inimaginables y absurdas que al parecer, han logrado que la sociedad pierda la capacidad del asombro y lo vea como algo natural y propio de los tiempos. Veamos a grosso modo solo algunos ejemplos.
1.- Un colombiano, cuasi analfabeto, conductor de autobús y dirigiendo a Venezuela una nación que no es la suya, inmensamente rica y que la ha llevado a la ruina. Este hecho y el de William Walker Norvell en Nicaragua son los dos únicos casos en la historia.
2.- Un orate, nesciente y promotor del consumo de la coca, siendo presidente de Bolivia y que se dirija a sus conciudadanos con  frases como esta: “En este milenio es más importante defender los derechos de la Madre Tiera (La Pachamama) que defender los derechos humanos”
3.- Un cantante stripper, llamado MIchell Martelly con nombre artístico de “Sweet Micky” que haya legado a ser presidente de  Haití, es muestra de la poca capacidad de asombro que ya les queda al mundo actual. https://www.youtube.com/watch?v=jmBnfWjCkIc
4.- Y no podía faltar la Rep. Dominicana en esta clase de desfachatez y crisis  del liderazgo político actual, cuando tuvo su más genial representante en la figura del Ing. Rafael Hipólito Mejía Domíguez a quien  se le llamó con propiedad el “Filósofo de la Yuca”  https://www.youtube.com/watch?v=7GUd4kh8DTk
Sin lugar a dudas, hay una inmensa e insalvable diferencia entres los líderes y los acontecimientos arribas citados  que hacían de mis lecturas una gran satisfacción de conocer lo que era un real y auténtico liderazgo político y sus consecuencias, a estas ridiculeces y payasos a que hoy en día se les cataloga como “líderes” y han llegado al colmo de ser la primera figura de un Estado. En consecuencia con lo anterior, podemos decir con absoluta propiedad que:
No es la política la que hace a un candidato convertirse en un payaso, es tu voto el que hace a un payaso convertirse en político.


0 comentarios: