Labels

martes, 1 de noviembre de 2016

La medicina pública se estanca

El sistema de salud pública oficial tiene que ser fortalecido. Hay recursos destinados al área hospitalaria que  en pocas ocasiones se ejecutan  en mejoría del paciente, mientras que  la medicina preventiva es casi nula.

El sistema sanitario sigue todavía con los pies  a mediados del siglo 20, con hospitales atestados de enfermos, médicos incumplidores, enfermeras mal pagadas, un gremio preparando el próximo paro y ministros buscando convencer  por medio de la prensa de que  están trabajando.
Hay que adecuar al siglo 21 el sistema público de asistencia médica. Los hospitales tienen que ser modernizados, ofreciendo a los pacientes una atención de primera. Un hospital sin equipos, no pasa de ser un edificio donde hay personas enfermas.
Los médicos se tienen que integrar masivamente al trabajo en los hospitales. No es posible que un especialista atienda  diez o doce pacientes al día, y la lista de espera se eternice hasta por tres meses. Cuando al enfermo le toca ver al médico, ya está muerto.
Los hospitales también tienen que ser centros de investigación, dependiendo de la disciplina que tengan asignada. Hoy, solo los más pobres, los que no tienen seguros ni recursos, se atreven a ir a un hospital público. La atención a mejorado y también la planta física, pero falta mucho antes de que se pueda pensar que hay un servicio garantizado.
En el área oficial, se tienen que implementar mayores recursos a la medicina preventiva. Hay que atajar enfermedades infecto-contagiosas, implementado un amplio programa de prevención.
La vacunación es lo ideal, vigilar las condiciones sanitarias de las comunidades, y fumigar, donde sea permitido, para acabar con los mosquitos y otros insectos, propagadores de enfermedades.
Mientras, tiene que darse una buena relación entre el Ministerio de Salud Pública y los gremios profesionales del sector, valga decir el Colegio Médico Dominicano y las asociaciones de enfermeras. Huelgas y pleitos intestinos, es sinónimo de atraso en los programas de atención de la ciudadanía.
La asistencia en salud debe estar garantizada para todos los dominicanos. Por desgracia, estamos patinando en un círculo que mantiene congelado un salto adelante de la medicina dominicana. Mientras avanza el sector privado, con todas sus exclusiones y limitaciones, el público se estanca y camina a desgano.
jpm


0 comentarios: