Labels

lunes, 9 de enero de 2017

Año nuevo 2017


Por  Mariela Díaz

Cuando muere una persona todos lloran: llega la tristeza, pues alguien se 
ha marchado y faltará para siempre.
Cuando muere un año todos ríen: llega la alegría porque nace un año nuevo, 
¡y con él las esperanzas de saber qué le acompaña!
Alimenta este año recién nacido con leches de la marca optimista, 
acarícialo con la mente, ámalo de corazón, y cultiva su crecimiento con 
nuevas metas, con nuevos sueños.
Cierra puertas y ventanas de lo que ya es pasado y abre con orgullo las de 
hoy que es presente, mientras eres ebanista de las puertas del futuro.
Antes de levantarte en la primera mañana, dale a nuestro Dios las gracias 
porque te permite saludar un año más, y pídele con fe que te ayude a 
construir nuevos planes de vida.  Luego de tu conversación con Dios, ponte 
sobre tus pies con energía, sonríe, grita un sí con emoción y camina, 
prometiéndote a ti mismo que guardarás ese ánimo para recibir cada regalo y 
oportunidad que en el tránsito de este año, llegue hasta el cofre de tus 
logros.
¡Fuerza! Ven conmigo, quiero dividirte; y enviar un fragmento de ti a todo 
el que lo necesite alrededor del mundo.
¿Lo recibiste? Si la respuesta es afirmativa, proponte con decisión 
elevarlo a su mayor potencia, colócalo en el centro de tus metas y decóralo 
con estrellas de esperanza, con círculos de cuidado y con rosas de 
responsabilidad.
Sí, así debemos todos vivir la vida: Nunca perder las esperanzas, tener 
cuidado con lo que hacemos, y ser responsables, pues son nuestras las 
consecuencias que suceden por la causa de nuestro accionar.
Pero no escribo esto porque soy Mariela la perfecta.  Lo hago porque será 
también para mí, un escrito que me obligue a reflexionar, cada vez que esté 
a punto de cometer un error, y a extraer lo positivo de los errores que cometa.
¡Feliz año nuevo para todos y todas!  Que vengan con él muchas cosas buenas 
y que los cambios nunca sean negativos.
Aunque sea este un delito, conviértete en asesino.  Compra una pistola y 
aprende a disparar, ¡para que lo hagas sin miedo cada vez que el pesimismo 
quiera tocarte!
Que el señor les bendiga siempre.


La autora es invidente de nacimiento, ganó el Premio Nacional De La Juventud en el renglón, superación, logros personales y desarrollo empresarial en el 2015, es  licenciada en derecho, cantante y sólo tiene  23 años.

 

0 comentarios: