Labels

viernes, 3 de febrero de 2017

¿Sufre usted de piedras en la vesícula ?

SANTO
DOMINGO.- La litiasis biliar o colelitiasis se define como la existencia de
cálculos dentro de la vesícula biliar. La vesícula y las vías biliares cumplen
la función de conducción, almacenamiento y liberación de la bilis al duodeno
durante la digestión.

Hay dos tipos
de litiasis biliar: Litiasis de colesterol: supone el 75 por ciento de las
litiasis biliares en los países occidentales. Litiasis pigmentaria: supone el
25 por ciento restante.
La litiasis
biliar se forma por diversas alteraciones en el metabolismo de algunos
componentes de la bilis.
Cuáles son
los síntomas ?
El cuadro
clínico típico de la litiasis biliar es el cólico biliar o hepático. Es un
dolor intenso, generalmente continuo, localizado preferentemente en el lado
derecho del abdomen, debajo de las costillas, e irradiado a espalda y hombro
derechos. A pesar del nombre, el dolor habitualmente es constante y no cólico,
dura de una a cuatro horas y no se alivia con los movimientos intestinales. Se
acompaña de vómitos y nauseas. Suele desencadenarse una o dos horas después de
la ingesta y sobre todo tras comidas ricas en grasas, aunque no es infrecuente
su aparición sin relación con la toma de alimentos.
Entre las
complicaciones posibles se encuentran la inflamación de la vesícula biliar
(colecistitis aguda), hay que sospecharla si el dolor se prolonga o se acompaña
de fiebre, la presencia de cálculos en el colédoco (coledocolitiasis), la
pancreatitis aguda y el desarrollo de cáncer de vesícula biliar.
Qué factores
la provocan ?
La litiasis
biliar es una de las enfermedades más frecuentes del hombre, especialmente en
los países occidentales. En Europa, se da entre el 14 y el 27 % de las mujeres
y entre el 7 y el 21 % de los varones. Los factores que favorecen la aparición
de litiasis biliar son el sexo femenino, la edad avanzada, los embarazos, los
contraceptivos y los tratamientos estrogénicos, la obesidad, la
hipertrigliceridemia y los niveles bajos de colesterol HDL, las pérdidas
bruscas de peso y las dietas ricas en grasas y pobres en fibra vegetal. En la
Diabetes Mellitus, la Cirrosis hepática y la enfermedad de
Crohn, tambien se da con más frecuencia la litiasis biliar.
¿Cómo se diagnostica?
La ecografía
abdominal es el método más utilizado, tanto para el diagnóstico como para
valorar las posibles complicaciones. Es una técnica de bajo costo, no agresiva,
rápida, sin apenas contraindicaciones y con alta efectividad.
¿Cuál es el tratamiento?
El cólico
biliar se trata con analgésicos.
La elección
del tratamiento más adecuado debe ser valorada en cada caso, siendo los
factores determinantes los síntomas y/o complicaciones, la edad y el estado
general del paciente.
Los sujetos
asintomáticos, en general, no precisan tratamiento, pero es conveniente
mantener una actitud expectante, por si se producen cambios o complicaciones en
la evolución. Solamente estaría indicada la intervención profiláctica, en
pacientes con riesgo de malignización de la vesícula: vesícula en porcelana,
presencia de adenomas, quistes en colédoco, historia familiar de cáncer de
vesícula o pacientes con anemia de células falciformes.
En los
pacientes con cólicos biliares claros y persistentes, y sobre todo si presentan
complicaciones, el tratamiento definitivo, si no hay contraindicaciones, debe
ser quirúrgico, mediante colecistectomía convencional o laparoscópica. Esta
última es la más empleada por su sencillez, menor costo y más corta estancia
hospitalaria. En cerca del 95% de los pacientes intervenidos se resuelven los
síntomas típicos del cólico biliar
En los
sujetos con síntomas inespecíficos (nauseas, vómitos, flatulencia, pesadez,
intolerancia a las grasas, etc.), sin cólicos ni complicaciones secundarias a
la litiasis, o en aquellos con cólicos biliares pero que no pueden o no desean
ser intervenidos quirúrgicamente, se puede plantear tratamiento disolutivo oral
con ácidos biliares (ácidos quenodesoxicólico y ursodesoxicólico).
¿Cuál es el pronóstico?
Entre un 65 y
un 85 por ciento de los sujetos con litiasis biliar permanecen asintomáticos.
La evolución en estos casos es absolutamente benigna. La aparición de dolor de
origen biliar es escasa, las complicaciones son raras y no se producen muertes
en relación directa con la litiasis. Algunas complicaciones pueden ser graves y
hasta mortales (pancreatitis, cáncer de vesícula).
EN RD
El doctor
Abel Ricardo González, del Centro de Medicina Avanzada Abel González, de
la avenida Abraham Lincoln, es el pionero en Santo Domingo de la
colecistectomía laparoscópica, considerada la técnica estándar de oro para el
tratamiento de la mayoría de las dolencias de vesícula.
El
procedimiento se encuentra debidamente establecido en el país, nadie duda de él
y tiene aceptación general, aunque en los hospitales públicos continúa
practicándose la tradicional cirugía abierta para tratar las diversas
patologías vesiculares.
El doctor
González puso el e-mail abelcayo@yahoo.com y los teléfonos 809-540-2278 y 227-2235 extensión 229 a
disposición de las personas que deseen mayor información sobre el tema.
“Al operarse por laparoscopia se evita
una cortadura mayor, ya que con incisiones más pequeñas se disminuye el riesgo
de hernias postoperatorias y es más leve el dolor postoperatorio,
además de que la recuperación del tránsito intestinal suele ser más
rápida y el período de convalecencia postoperatorio más corto y confortable”,
explicó el doctor José Abel González, miembro del mismo team de cirugía. josepimentelmunoz@hotmail.com


0 comentarios: