Labels

miércoles, 9 de mayo de 2018

El estrés y los problemas cotidianos aumentan las enfermedades mentales

Aunque ha bajado la cantidad, en la capital dominicana hay muchos enfermos mentales deambulando.  Nicolás Monegro
Atención. En menos de tres meses, la Unidad de Salud Mental de la Pastoral de la Salud de la Iglesia católica atendió a 42 personas. Apoyo. Les ofrece atención médica, medicinas y alimentos.
Por: Dominga Ramírez
SANTO DOMINGO.-Pablo (nombre ficticio por respeto a su intimidad) es un ingeniero que llevaba una vida normal y comenzaba a despuntar en su profesión, obteniendo incluso contratas del Estado. Sin embargo, la pérdida de uno de sus trabajos lo sumió en una depresión que lo lanzó a la calle, donde como un demente comenzó a deambular desnudo.

El problema de la depresión que afectó a Pablo llenó de vergüenza y dolor a su familia, debido al estigma que pesa sobre los enfermos psiquiátricos.
El joven profesional de la ingeniería fue rescatado por sor Trinidad Ayala, cariñosamente sor Trini, monja de las hermanas Mercedarias y coordinadora general de la Unidad de Salud Mental de la Pastoral de Salud de la Iglesia católica, quien le buscó ayuda profesional.
La ayuda que recibió Pablo en el centro que funciona en el tercer nivel del edificio de la emisora ABC, en el barrio Villa Juana del Distrito Nacional, le permitió reinsertarse a la sociedad y recuperar la obra que perdió y que lo sumió en la depresión.
Estadísticas
El problema de la depresión es un mal que va en aumento en República Dominicana y que preocupa a los profesionales de la salud mental del país.

Solo entre el mes de marzo y esta primera semana de mayo, la Unidad de Salud Mental de la Pastoral católica ha atendido 42 personas con trastornos de depresión, 27 casos de esquizofrenia, 23 pacientes con bipolaridad y ocho con demencia, entre otros.
“Los casos de muertes, el estrés, los tapones y todos los problemas de la vida diaria afectan la salud mental de las personas. Por eso hay muchos casos de depresión”, se lamenta sor Trini.
La atención integral que ofrece esa Unidad a los pacientes con trastornos mentales incluye a la familia completa del enfermo, donación de medicamentos, desayuno y alimentos para llevar, lo que ha permitido reintegrar a la sociedad a la mayoría de las personas asistidas.
El año pasado la Unidad de Servicios de Salud Mental, que recibe pacientes de todas las provincias del país, atendió alrededor de 35 mil enfermos y este año en menos de tres meses ya van 210.
Necesitan más personal
La Unidad de Salud Mental trabaja con un equipo de seis psicólogas, tres psiquiatras, una especialista en psicometría (analista de las funciones mentales en general) y tres secretarias que mantienen en orden el centro.
Sor Trini clama por el aumento de empleados en ese centro, pero los recursos que reciben no son suficientes para contratar más personal.
La Unidad forma parte de la Red de Dispensarios que tiene bajo su jurisdicción a 150 centros, de los cuales solo 84 reciben subvención financiera de entre 50 y 100 mil pesos.
Eso no es suficiente para cubrir el costo de las inyecciones que ponen a ciertos pacientes cada 21 día, las cuales cuestan unos 800 pesos. Solo en ampollas gastan “hasta 90 mil pesos”, según sor Trini.
Lo único que reciben de los pacientes son los 200 pesos de la consulta.
Un “Centro día”
El sueño de sor Trini es poder construir un centro donde los pacientes reciban atención integral y puedan realizar un oficio hasta reinsertarse nuevamente en la sociedad.
El objetivo sería atenderlos durante el día y que los familiares se comprometan a recogerlos al atardecer para que duerman en sus casas.
Esto implicaría manejar un presupuesto mayor para contratar más personal y construir un dispensario con un área verde para los enfermos.
Presupuesto
—Poco apoyo
El Gobierno apoyaba esta Red con RD$7.4 millones cada tres meses, pero este año los dejó fuera del Presupuesto. Apenas reciben donaciones de medicamentos y comida de organizaciones e individuos.
Comunidad con alta incidencia
Padre Las Casas. Cada dos meses, un autobús prestado por la Alcaldía de la comunidad transporta a la Unidad de Salud Mental a más de 50 pacientes con trastornos y que no tienen los recursos para tratarse.
Cuando el autobús no puede llegar, los medidos de la Unidad se trasladan a la comunidad sureña, debido a la alta incidencia de casos de bipolaridad, esquizofrenia, indiferencia, paranoia y otros.



0 comentarios: